Europa reducirá su demanda de gas un 37% durante esta década

104
Gas natural

Crédito y Caución prevé que la demanda global de gas caiga hasta situarse en 2030 un 8% por debajo de los niveles actuales

Crédito y Caución prevé que tanto Europa como Estados Unidos y Japón registren un descenso de la demanda de gas a medio y largo plazo.

Aunque los mercados emergentes de Asia, Oriente Medio y África seguirán experimentando un crecimiento durante esta década, la demanda global de gas se reducirá hasta situarse en 2030 un 8% por debajo de los niveles actuales. Si miramos solo a Europa, en paralelo a un fuerte aumento de la capacidad eólica y solar, esta caída alcanzará el 37%.

Los mercados del gas se dividen tradicionalmente en tres -Norteamérica, Asia y Europa- cada uno con su propio mecanismo de fijación de precios. Aunque los costes del gas europeo están generalmente situados entre los de Estados Unidos y Asia, el mundo afronta en la actualidad una crisis energética global sin precedentes.

Rusia ha reducido un 80% su suministro por gasoducto a la Unión Europea desde la invasión de Ucrania. En respuesta a esta situación, Europa ha incrementado sus importaciones de gas natural licuado, lo que ha provocado que los precios del gas en el continente alcanzaran máximos históricos en 2022.

Aunque a largo plazo los precios caerán en Estados Unidos, Europa y Asia, a corto plazo es probable que sigan siendo elevados y volátiles.

La demanda de gas en 2050

De acuerdo con el escenario de referencia de la aseguradora de crédito a largo plazo, que asume que se producirá un cumplimiento de los distintos compromisos energéticos ya anunciados por los diferentes países. En 2050 la demanda de gas será un 40% inferior a la actual, lo que supondrá que su cuota en el mix energético pasará del 16% actual al 10%.

Se espera que la demanda de gas natural licuado crezca hasta mediados de la década de 2020, pero a partir de entonces su futuro es incierto. La demanda de gas comenzará a disminuir a partir de 2030 en China, de 2035 en Oriente Medio y de 2040 en India.

En 2050 Rusia seguirá siendo el primer proveedor mundial de gas, aunque su papel en el comercio internacional disminuirá fuertemente -se prevé una reducción en su producción del 40%- al no poder compensar la caída de los suministros a Europa con exportaciones a otros mercados.

El aumento de las entregas de gas natural por gasoducto de Rusia a China cubrirá menos de la mitad de la caída de las exportaciones a Europa en 2030. No hay opciones fáciles para Rusia en su búsqueda de mercados. Estados Unidos es el segundo proveedor mundial. Oriente Medio seguirá siendo la mayor fuente de crecimiento del suministro a corto plazo.

El Mundo Ecológico / Crédito y Caución