AQUILA a-LIFE ayuda a reintroducir 129 águilas de Bonelli

92
Águila de Bonelli reintroducida con un emisor GPS.

Se han expuesto los resultados contra el problema de las electrocuciones de aves

Un centenar de asistentes han acudido al congreso final del proyecto AQUILA a-LIFE y han podido conocer los resultados de cinco años de trabajo destinados a recuperar al águila de Bonelli. La especie está clasificada como “Vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

El evento se ha celebrado desde el pasado 21 de septiembre hasta hoy en el Hospital de Fauna Salvaje de GREFA, en Majadahonda (Madrid). La sede de la ONG española, desde el 2017 coordina el proyecto europeo, en el que han trabajado conjuntamente como socios entidades conservacionistas y organismos públicos de España, Italia y Francia.

El congreso fue inaugurado por Luis del Olmo, director general de Biodiversidad de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid; Rubén Moreno-Opo, jefe de servicio de Vida Silvestre del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

Las sesiones han podido seguirse por streaming en español e inglés, se han descrito las medidas aplicadas para recuperar al águila de Bonelli. El proyecto AQUILA a-LIFE es la continuación de LIFE Bonelli, que estuvo vigente entre 2013 y 2017. Ambos proyectos representan un gran esfuerzos en la Unión Europea en beneficio de una rapaz amenazada.

Electrocución en tendidos elécticos

El encuentro ha sido una oportunidad única para que diferentes sectores y profesionales pusieran en común sus puntos de vista y aportaciones aplicables a una mejor conservación del águila de Bonelli y a encontrar soluciones a la principal amenaza para la especie, la electrocución en tendidos eléctricos.

“Pocas veces se da la oportunidad de reunir a expertos de varios países, compañías eléctricas, fabricantes de aisladores, ingenieros industriales, técnicos de administraciones públicas, agentes forestales y medioambientales, fiscales y abogados especializados y representantes de ONG y fundaciones en un proyecto de recuperación de una especie”, afirma Álvarez.

Los ponentes del congreso explicaron los principales hitos conseguidos por AQUILA a-LIFE. Ha sido posible la liberación de 129 águilas de Bonelli, que se suman al centenar de ejemplares de la misma especie que ya fueron liberados por LIFE Bonelli.

La mayoría de estas aves procede de los dos centros de cría en cautividad colaboradores del proyecto (el de GREFA, en España, y el de UFCS-LPO, en Francia), así como de nidos salvajes de Andalucía, donde vive la mayor población de águilas de Bonelli de Europa, en virtud de un acuerdo de cesión de pollos con esta comunidad autónoma.

Águila de Bonelli capturada para colocarle un emisor GPS.

La especie ha vuelto a criar en varios puntos de España

Gracias a estas reintroducciones el águila de Bonelli ha vuelto a criar en Baleares y el País Vasco y se ha reforzado su población en la Comunidad de Madrid, donde la rapaz estaba a punto de desaparecer hace pocos años.

Uno de los indicativos del éxito de esta medida es que se han formado 24 nuevas parejas reproductoras en los cinco territorios donde ha actuado AQUILA a-LIFE (Madrid, Mallorca, Navarra, Álava y la isla italiana de Cerdeña).

Otro ha sido que durante los cinco años de proyecto han nacido en estas zonas 54 águilas de Bonelli, casi todas en nidos mallorquines y madrileños, a lo que hay que sumar un nacimiento más en 2021 en la Montaña Alavesa.

De los tres días de congreso, el segundo estuvo enteramente dedicado al problema de la muerte de aves en tendidos eléctricos. AQUILA a-LIFE ha logrado que se apliquen medidas anti-electrocución en unos diez mil apoyos de tendidos eléctricos peligrosos.

Atención especial a las electrocuciones

Se ha intervenido directamente con fondos de AQUILA a-LIFE en más de doscientos de estos apoyos, ya que los propietarios de los tendidos eléctricos eran particulares sin muchas posibilidades de afrontar por su cuenta el coste de las correcciones.

En los restantes apoyos el grueso de la financiación ha corrido a cargo de compañías eléctricas titulares, como es el caso de Iberdrola, Enel, Naturgy y EDP, pero con la información de base y el asesoramiento aportado por este proyecto.

Durante la jornada del congreso, se hizo especial mención al Libro Blanco dedicado a las electrocuciones de aves publicado por AQUILA a-LIFE, que se ha convertido en un documento de referencia sobre esta problemática, y se presentó el vídeo Redes letales, realizado por Francisco Márquez por encargo del proyecto.

También intervino la Plataforma SOS Tendidos Eléctricos, alianza de entidades conservacionistas creada en 2016 que ha colaborado con AQUILA a-LIFE desde el inicio del proyecto.

Prevención de las electrocuciones del águila de Bonelli

“Uno de los logros del proyecto ha sido implicar al sector eléctrico en la búsqueda de soluciones para prevenir las electrocuciones de águila de Bonelli y otras especies a través de su colaboración en muchas de las actuaciones que hemos llevado a cabo estos cinco años”, afirma Carlota Viada, coordinadora técnica de AQUILA a-LIFE.

El congreso final de AQUILA a-LIFE concluyó esta mañana con un recorrido por zonas de la Comunidad de Madrid donde ha actuado el proyecto, bien por ser territorios de águilas de Bonelli reintroducidas o por contar con tendidos eléctricos peligrosos para las aves que han sido corregidos.

El proyecto AQUILA a-LIFE está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia).

Colabora el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del apoyo económico de la Fundación Biodiversidad y la asistencia técnica de expertos en el marcaje de fauna salvaje con emisores GPS.

El Mundo Ecológico / GREFA