La nueva tarifa de la luz permite gestionar mejor el consumo

15
Factura luz

Greenpeace aclara que la nueva tarifa de la luz enseña a ahorrar en la factura y favorece la conversión a un sistema renovable

En el primer fin de semana en que entran en vigor las tarifas valle, Greenpeace quiso salir al paso de la campaña de desinformación que trata de ocultar las maniobras de las eléctricas para seguir obteniendo ingresos excesivos a costa de los consumidores.

Tanto las nuevas tarifas horarias en vigor desde el 1 de junio como el anteproyecto de ley para retirar a las eléctricas algunos ingresos excesivos (1) son medidas necesarias para la transición hacia un sistema eléctrico eficiente, inteligente y 100% renovable, en el que la ciudadanía debe tener un papel protagonista.

El nuevo sistema de tarificación para la factura eléctrica que acaba de entrar en vigor va a permitir que se pueda gestionar mejor el consumo.

Esto tiene impactos sobre el qué, el cuánto y el cuándo se consume la electricidad que a su vez influyen en sentido positivo en el sistema eléctrico. La nueva tarifa de la luz distribuye los costes regulados (los de los peajes y cargos), pero no varía la cuantía total de los mismos.

Aprender a gestionar nuestra demanda

“No es cierto que haya que planchar a las tres de la mañana y poner la lavadora antes de que amanezca”, ha explicado Raquel Montón, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.

“Para la mayoría de los consumidores, si se aprovecha la posibilidad de programación de muchos aparatos y se cambian algunos hábitos, el precio total anual no tendría por qué tener una gran variación; de hecho, si se utilizan los incentivos de la tarifa posiblemente se pueda lograr un ahorro. Pero lo más importante es que estamos aprendiendo a gestionar nuestra demanda”.

La organización ecologista explica que la electricidad se produce de distintas maneras (con carbón, gas, cogeneración, nucleares, hidráulica y renovables de todo tipo) y, según la hora del día, se genera con una mezcla de ellas y, por lo tanto, con distintos costes e impactos.

Factura luz

Un mercado marginalista

El precio que se paga en esa hora no es el resultado de aplicar sus costes, sino el resultado que se obtiene en un mercado diseñado para que todos los ofertantes cobren por igual el precio más alto posible. Se trata de un mercado marginalista que paga el mayor precio siempre a todos y en la actualidad el mayor precio lo marca el gas.

Cuando desplazamos el consumo de esa hora punta, compramos a precio más bajo, bajamos la demanda de esa hora cara y consecuentemente disminuye el precio marginal de la hora cara y puede que se eviten las emisiones de CO2 del gas.

“Al desplazar el consumo de las horas punta disminuye el precio marginal y las eléctricas cobran menos y el medio ambiente se ahorra unas emisiones. Todavía sería mejor si tuviéramos un tramo horario bajo en las horas en las que la energía solar está produciendo”, ha añadido Montón.

La nueva factura

La nueva factura disminuye el peso de la potencia contratada en la factura y permite que se tengan dos potencias contratadas; además, incorpora un maxímetro que informará sobre la potencia que se necesita realmente cada mes.

Todo esto ayudará a disminuir la factura y a que los esfuerzos e inversiones en eficiencia y en autoconsumo se vean premiados.

“Estamos aprendiendo a gestionar nuestra demanda y esto nos va a servir para mantener la seguridad de suministro, para aprovechar mejor las renovables y para consumir con el precio más bajo del mercado. La demanda agregada puede y debe jugar un papel para aportar flexibilidad al sistema y quitar poder a las eléctricas”, ha continuado Montón.

Factura luz
29/01/2018. Becerril de la Sierra, Madrid, España. Ana María Hueso, ciudadana de Becerril de la Sierra, en Madrid, afectada por las altas tarifas de la luz. Su recibo energético se ha doblado en los últimos meses.r©Greenpeace/Pablo Blázquezrr©Greenpeace Handout/Pablo Blázquez – No sales – No Archives – Editorial Use Only – Free use only for 14 days after release. Photo provided by GREENPEACE, distributed handout photo to be used only to illustrate news reporting or commentary on the facts or events depicted in this image.

Adiós a los “beneficios caídos del cielo”

Además de la nueva factura de la luz, el Gobierno está elaborando otra normativa para recortar a las eléctricas una parte de los conocidos “beneficios caídos del cielo” y que puede suponer una reducción de 1000 millones de euros para las eléctricas, que coincide con la elevada subida del precio de la luz.

La organización ecologista pide a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia que investigue a las eléctricas por esta subida tan sospechosa coincidente con el anuncio del Gobierno.

También solicita al Gobierno que incluya tramos bajos de tarifa para dirigir la demanda a los momentos de mayor producción solar, que regule la gestión de la demanda, que regule e impulse el autoconsumo y las comunidades energéticas locales y que tramite por vía rápida el recorte de los 1000 millones de euros.

Los elevados precios de la luz sí nos perjudican

“El organismo regulador tiene que descartar que las eléctricas no están creando la tormenta perfecta para perjudicar a los consumidores y que estos actúen de forma vicaria culpando al Gobierno y debilitándolo para evitar que este les recorte sus beneficios extraordinarios”, ha demandado Montón.

“No olvidemos que los elevados precios de la luz sí nos perjudican, en especial a las personas más vulnerables porque no tienen aparatos programables ni recursos suficientes para mejorar la eficiencia de sus hogares y porque la factura eléctrica (con una tarifa u otra) va a llevarse una parte enorme de sus escasos o nulos ingresos”.

“El problema no es la tarifa sino la precariedad y todo esto es lo que tenemos que corregir con ayudas públicas”, ha concluido la responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.

El Mundo Ecológico / Greenpeace