GREFA sigue con el Proyecto Pigargo al no tener constancia oficial de su cancelación

105
Un pigargo europeo, con su emisor GPS, en la costa oriental asturiana
Foto: JULMAR.

GREFA no ha recibido ninguna comunicación de los motivos técnicos o científicos contra la continuidad de esta iniciativa

En los últimos días han aparecido en diferentes medios de prensa la noticia de la cancelación del Proyecto Pigargo, liderado desde 2021 por la organización conservacionista GREFA. El objetivo de crear una población reproductora en España del pigargo europeo (Haliaeetus albicilla), el águila de mayor tamaño que vive en nuestro continente.

Esta cancelación obedecería al rechazo de esta iniciativa por parte de algunas comunidades autónomas en la reunión mantenida el pasado 23 de marzo por el Comité de Fauna y Flora Silvestres.

Este órgano consultivo en materia de biodiversidad está integrado por representantes de las comunidades autónomas y del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

Según las informaciones aparecidas en prensa, Asturias y Cantabria habrían rechazado continuar con el Proyecto Pigargo. Sin embargo, la fase experimental se puso en marcha hace dos años con el apoyo del MITECO y de los propios Gobiernos asturiano y cántabro.

¿Arrepentimiento de las administraciones?

Recordemos que la implicación de ambas administraciones autonómicas hizo posible la liberación de 25 pigargos europeos en el concejo de Ribadedeva (Asturias). Además, permitieron el posterior seguimiento vía GPS de todas estas aves.

A fecha de hoy GREFA no ha recibido ninguna comunicación oficial de la cancelación del Proyecto Pigargo. Por lo que continúa con los trabajos de seguimiento y análisis de las interacciones en el territorio de los pigargos liberados.

Al mismo tiempo esta ONG expresa su sorpresa por las informaciones sobre una inesperada retirada del apoyo al proyecto por parte de las administraciones asturiana y cántabra.

También quiere dejar constancia de su indignación por la filtración en prensa y en redes sociales de que el proyecto se habría cancelado sin que GREFA haya sido informada oficialmente de esta decisión; ni mucho menos de los motivos técnicos o científicos para adoptarla.

En respuesta a un mandato legal

La presencia estable del pigargo europeo en tiempos pretéritos en todas las regiones biogeográficas de la Península Ibérica está fuera de toda duda desde un punto de vista científico.

Como GREFA ha venido informando desde la puesta en marcha del Proyecto Pigargo en 2021, el inicio de esta actuación responde a un mandato legal. La publicación en el BOE número 195, de 13 de agosto de 2018, del “Listado de especies extintas en todo el medio natural español”, en el que está incluido el pigargo europeo.

Atendiendo a la Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, a través del artículo 55. Se establece que las administraciones públicas promoverán la reintroducción de las especies de flora y fauna autóctonas extintas.

En el caso del pigargo europeo, GREFA respondió a este mandato legal en base a la experiencia y trayectoria de esta ONG. Esta se conforma por un amplio elenco de biólogos, ambientalistas, veterinarios y otros profesionales, que lleva más de cuarenta años dedicada a la rehabilitación de animales.

Artículo 55.5, ley 42/2007

Puesto que el pigargo europeo nunca se ha reintroducido en España, el Proyecto Pigargo se inició con una fase experimental de dos años. Esta fase debía servir para evaluar la adaptación de esta rapaz a su nuevo hábitat y sus interacciones con otras especies y la comunidad local.

“Se podrá contemplar la realización de reintroducciones experimentales de especies silvestres autóctonas extintas que no sean esenciales para la conservación de tal especie. Esto para comprobar que dicha especie se integra en el ecosistema y quede demostrada su compatibilidad con las especies silvestres y las actividades humanas en la zona”.

Para dar cumplida respuesta a esta exigencia legal, GREFA ha llevado a cabo escrupulosamente todas las tareas que tenía encomendadas; además de las que se había comprometido desde la puesta en marcha de la fase experimental del Proyecto Pigargo,  aprobado en 2019 por las comunidades autónomas y el MITECO.

La continuidad del proyecto está argumentada

La fase experimental del Proyecto Pigargo ha dado lugar a un completo informe presentado a las autoridades competentes y hecho público recientemente. En este documento se detallan los resultados de la fase experimental. Entre esos resultados los siguientes responden a las comprobaciones exigidas por la ley 42/2007:

1. En la actualidad, la gran mayoría de los pigargos europeos liberados se mantiene fijada a la zona de liberación, en la costa oriental de Asturias. Incluso ha tenido lugar la formación preliminar de dos parejas. Lo que constituye un ejemplo de adaptación muy positiva a las condiciones ambientales de la cornisa cantábrica.

2. La mayoría de los pigargos se alimenta ya de forma autónoma. Aunque algunos de los liberados más recientemente (septiembre de 2022) dependen aún, en mayor o menor medida, de un punto de alimentación habilitado en la zona de liberación.

3. Gracias al seguimiento intensivo por GPS, se confirma que no ha habido eventos de depredación de los pigargos liberados sobre aves o mamíferos. Tampoco se han registrado interferencias negativas con especies amenazadas ni con la ganadería o el sector pesquero.

4. Existe una aceptación generalizada del Proyecto Pigargo a escala local. En especial de la población del concejo asturiano de Ribadedeva, con su Ayuntamiento a la cabeza, donde se lleva a cabo la liberación de los pigargos. En un reciente sondeo el proyecto ha recibido el apoyo de la gran mayoría de las entidades y empresas de la zona consultadas.

Medidas constructivas e interés internacional

Como depredador generalista y como carroñero, el pigargo europeo tiene un papel clave en los ecosistemas. Además, al sufrir las mismas amenazas que mucha de la fauna con la que comparte hábitat, las acciones previstas en el Proyecto Pigargo (y las ya ejecutadas) están favoreciendo también a otras especies.

Ejemplo de ello son los tendidos eléctricos peligrosos para las aves que gracias a la colaboración de la compañía EDP ya se han corregido en la zona de liberación de los pigargos y su entorno.

El Proyecto Pigargo (y por extensión la iniciativa de España de recuperar sus especies extintas y reflejar este compromiso en una disposición legal) ha generado mucho interés en el resto de Europa occidental. Pues allí se llevan a cabo otras iniciativas similares de reintroducción de esta especie emblemática.

Se trata además de un caso ejemplar de colaboración internacional con Noruega, país de donde proceden los pigargos liberados en Asturias, en favor de la recuperación de la biodiversidad europea.

Palabras de GREFA

“Después de dos años invirtiendo recursos económicos y humanos en el Proyecto Pigargo; que responde al mandato legal de contribuir a recuperar la biodiversidad perdida en España, no puedo creer que Asturias y Cantabria hayan retirado su apoyo.

Si fuese así, deberán explicar por qué dejan de apoyar el proyecto y detallar qué aspectos del mismo no cumplen las condiciones que la ley marca para la fase experimental”, ha declarado Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

El Mundo Ecológico / GREFA