Gasolina eléctrica – Eduardo Moratalla

Hace unos años 30€ compraban 35 litros de Sin Plomo. Hace menos tiempo costaba un Euro por litro. Ayer los mismos 30€ me permitieron sólo comprar 20 litros de gasolina. Ir a una gasolinera desde hace tiempo se está convirtiendo en garantía de cabreo.

Los costes del transporte se multiplican pero las distancias son las mismas, España no se ha hecho más pequeña, en tamaño. Es más, con la crisis es necesario moverse mucho más, para intentar llegar al mismo sitio, al mismo objetivo. ¿Cómo aguanta nuestra sociedad, nuestra economía, unos costes de transporte tan altos sin rebelarse?

La respuesta es sencilla, porque no hay más remedio. En esta afirmación, es donde radica la falsedad de este status quo. Sí existen remedios. Otra cosa es que no interese fomentarlos.

¿Saben que los coches eléctricos copaban el mercado en el año 1900? ¿Qué en 1899 un coche eléctrico alcanzó la velocidad record de 100km/h? Ford y su producción en cadena  apoyada desde el gobierno consiguió que a finales de 1930 el automóvil eléctrico desapareciera por completo.

Tras decadas sin cuestionarse la fórmula, llegó la crisis del petróleo de los años 70 ¡Hace ahora 40 años! Entonces se planteó la necesidad de buscar alternativas en el transporte. Pero este pequeño impulso duró poco. Apenas se comercializaron modelos eléctricos y el debate murió rápido. Los grandes consiguieron mantener su negocio.

En los años 90 volvió un auge de los coches eléctricos por el impulso de algunas marcas y algunas medidas legislativas en Estados Unidos. Pero una vez más se quedó en una moda pasajera. No consiguieron tener una cuota de mercado ni un producto competitivo, y a pesar de su publicidad por parte de personajes famosos, su uso quedó relegado a los carritos de golf.

20 años después, en pleno 2012 se empieza a plantear la urgencia de que triunfe el modelo eléctrico. Todavía no hay modelos eléctricos excelentes, que ofrezcan una gran autonomía ni un sistema de recargas estandarizado. Y yo me pregunto, ¿Cómo es posible que no se encuentren soluciones tecnológicas? Vivimos una era en la que los avances tecnológicos van a la velocidad de la luz. Se estima que cada 5 años se duplica el conocimiento de la humanidad. Pero nadie ha conseguido en 40 años un modelo de coche eléctrico que funcione bien. ¿No les suena raro? ¿Es posible que haya grandes intereses detrás que lo han frenado?

Ya no hay marcha atrás, o eso parece, aunque no debemos subestimar el poder del petróleo. Las marcas y los gobiernos parecen apostar por comenzar a cambiar el modelo de transporte. Pero por encima de ellos, lo creemos los consumidores, que evidentemente somos tontos, pero no… ¿O si?

Es el momento de elegir si pagar 30€ por 20 litros de gasolina o pagar 30€ por 1.200 litros de “gasolina eléctrica”.

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies