Tintas biobasadas de color magenta y amarillo para envases sostenibles

134
Tinta Magenta

El color magenta y amarillo estarán disponibles para su impresión en envases plásticos y de cartón

El centro tecnológico ITENE ha desarrollado tintas biobasadas mediante el proyecto BIOSURFINK 2022, ejecutado entre enero y diciembre de este año y financiado por la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital de la Generalitat Valenciana.

Las tintas de impresión suelen contener pigmentos y otros constituyentes basados en recursos fósiles. Sin embargo, los constituyentes y pigmentos de las tintas desarrolladas en el marco de BIOSURFINK 2022 proceden de materias primas renovables.

Jesús Palenzuela, jefe de proyecto de ITENE, explicó que al ser tintas de base biológica, “su precio es independiente del petróleo y son menos dañinas para el medio ambiente”

En concreto, el investigador ha indicado que “se han obtenido tintas de base bio-solvente magentas y amarillas para impresión sostenible de envases por flexografía y huecograbado, que complementan las de color azul y negro logradas en el proyecto BIOSURFINK, que fue financiado por el mismo departamento autonómico y al que da continuidad BIOSURFINK 2022”.

Pruebas de impresión

BIOSURFINK  ha realizado una prueba de impresión a escala industrial en diferentes sustratos plásticos (PET, OPP, PE blanco y film de celulosa). Estas se llevaron acabo en las instalaciones de Industria Gráfica Vidal, con la que ITENE ha colaborado en este proyecto. Como resultado se ha verificado la compatibilidad de impresión de las tintas.

Asimismo, se ha formulado una tinta en base agua color magenta validado a escala laboratorio para su impresión por flexografía y huecograbado. Igualmente, para llevar a cabo el escalado y la prueba de impresión industrial sobre sustratos celulósicos, concretamente cartón, se colaboró con la empresa ARTENVAS.

Por otra parte, se ha formulado una tinta negra en base solvente también biobasada para impresión por inkjet.

En este caso, se han estudiado la evaporación de los disolventes empleados en el desarrollo para evitar el secado de la tinta en los cabezales de impresión. También se ha estudiado el tamaño de partícula para evitar la obstrucción de estos y garantizar la estabilidad de las tintas.

Estos avances se enmarcan en la línea de investigación llevada a cabo en el centro tecnológico para desarrollar materiales y tecnologías para la economía circular. Entre ellos, tintas biobasadas que contribuyan a la biodegradabilidad o compostabilidad del envase.

El Mundo Ecológico / ITENE