El transporte por carretera sigue siendo el mayor contaminante de Europa

El tráfico provoca muchos perjuicios para la salud física y emocional

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) afirma en un informe que el transporte en Europa es el mayor responsable de los niveles de contaminantes dañinos que existen en el aire y de un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El informe anual de la AEMA sobre el transporte (TERM) evalúa el impacto ambiental del transporte en toda Europa en 2010. Ha habido algunas mejoras en los últimos años, aunque estas pueden atribuirse en parte a la menor actividad económica durante la recesión. Según el informe, a medida que la situación económica mejore los nuevos objetivos de transporte de la UE deben centrar sus esfuerzos en reducir aún más el impacto ambiental.
Aunque la contaminación del aire ha disminuido en las últimas dos décadas, sigue siendo un problema importante en muchas áreas. Las Normas Euro de los vehículos no han tenido éxito en la reducción de las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) reales a los niveles establecidos en la legislación aunque han hecho mejoras sustanciales a la calidad del aire en general.
El aumento en el envío de mercancías en los dos últimos decenios es el responsable de que las emisiones de óxidos de azufre ácido que causan la lluvia sólo hayan disminuido un 14% desde 1990, a pesar de las mejoras de eficiencia importantes.
Jacqueline McGlade, directora ejecutiva del EEE, ha declarado que “uno de los grandes retos del siglo 21 será el de mitigar los efectos negativos del transporte – gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y acústica – garantizando al mismo tiempo los aspectos positivos de la movilidad. Europa puede asumir el liderazgo mediante la intensificación de su labor en el ámbito de la innovación tecnológica en la movilidad eléctrica”.

El informe también ha desvelado que las europeos que viven cerca de carreteras con mucho tráfico están siendo particularmente expuestos a niveles excesivos de contaminación del aire. Se registraron en el análisis del aire de las carreteras niveles nocivos de dióxido de nitrógeno (NO2) por encima de los límites legales en un 44%. Las partículas suspendidas (PM10) superaron los límites en los niveles de 33% de estos sitios. Estos contaminantes pueden afectar el sistema cardiovascular, los pulmones, el hígado, el bazo y la sangre.

El sector del transporte tiene que reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 68% entre 2010 y mediados de siglo para alcanzar el objetivo de la UE. Las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte cayeron un 0,4% entre 2009 y 2010, y las estimaciones iniciales indican una disminución similar entre 2010 y 2011.
El ruido es otro impacto del transporte que puede causar problemas de salud graves. El informe revela que en las ciudades más grandes de Europa, tres de cada cinco residentes están expuestos a niveles peligrosos de ruido de tráfico. Incluso en las zonas rurales, 24 millones de europeos están expuestos al ruido del tráfico dañino en la noche. Esto puede causar problemas físicos y psicológicos.

Otros datos del informe

Para la agencia, Europa tiene que reducir aún más la energía consumida por el transporte y el uso de energía en algunos modos de transporte.

La demanda de pasajeros del transporte cayó casi un 1% entre 2009 y 2010. Esto parece ir en contra de la tendencia a largo plazo, ya que la demanda de transporte de pasajeros se ha incrementado de manera constante en toda la UE desde mediados de la década de los 90. El uso del coche privado se ha mantenido más o menos estable, según el informe, a pesar de la crisis económica y las grandes fluctuaciones de los precios del combustible en la última década.

En algunos casos, los precios pueden estar influyendo en la gente a tomar decisiones que son perjudiciales para el medio ambiente. La compra de un coche ha vuelto cada vez más barato en términos reales desde mediados de 1990, señala el informe, mientras que los viajes en tren y el transporte de pasajeros por agua se han vuelto más caros. Sin embargo, los coches nuevos son cada vez más eficientes en combustible. El coche medio vendido en 2011 fue un 3,3% más eficiente que el promedio vendido el año anterior.

El Mundo Ecológico

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies