La planificación urbana como eje de una ciudad sostenible

El diseño del territorio debe atender y ordenar las demandas ambientales, sociales y ciudadanas conciliadas

planificación territorial

En nuestro planeta cada vez más personas centran su atención en los núcleos urbanos como lugar para vivir. Este interés genera movimientos que provocan que los gestores directos de estos entornos, principalmente los ayuntamientos, deban anticiparse a este futuro diseñando políticas apoyadas en una planificación del territorio sostenible.

Las ciudades son centros de actividad y de interactuación que representan un importarte papel en el motor de la economía europea ya que acaparan más de dos tercios del PIB de la Unión. Casi el 70% de la población europea desarrolla su vida en el medio urbano, lo que conforma un medio muy complicado de gestionar y más si queremos conseguir un desarrollo con una coherencia y planificación ambiental. Esta gran concentración de actividad genera tensiones que repercuten, sin ninguna duda, en la protección del medio ambiente y del planeta.

Madrid-Río-Manzanares-el-mundo-ecológico

Las ciudades serán las grandes protagonistas del desarrollo mundial durante las próximas décadas y hacerlas más habitables es un reto de todos: ciudadanos, administraciones y empresas grandes y pequeñas. El diseño del territorio y la planificación urbana como eje de una ciudad sostenible.

La UE afirma que el actual gran desafío de las corporaciones locales consiste en planificar un entorno urbano que atienda las demandas sociales y ciudadanas conciliadas con una gestión ambiental ordenada.

La sostenibilidad ambiental de una ciudad que ya está viva y que también busca el crecer atendiendo a un control de sus recursos y de las emisiones debe de estar entre los objetivos de una política de gestión urbana responsable a largo plazo.

Cada vez más instituciones y corporaciones locales están centrando su interés en aumentar la calidad de vida de sus ciudadanos, no sólo desde el punto de servicios e infraestructuras, sino desde un enfoque social que tenga en cuenta el impacto ambiental.

Ciudad-madrid-atascoLos desafíos ambientales del medio urbano

Se hace palpable que los distintos desafíos que se centran en el medio urbano, sean económicos, ambientales, climáticos, sociales o demográficos, se entremezclan. Esto hace que la consecución de un desarrollo sostenible urbano sólo se puede afrontar a través de un acercamiento integral que tenga una acertada planificación y una óptima gestión ambiental.

En la Unión Europea, la reglamentación legislativa, que está vigente desde 2013 y que se extiende hasta el 2020, diseña la política de cohesión en los ámbitos del desarrollo y planificación de las urbes.

El objetivo de las ciudades sostenibles dentro de la Europa 2020 es el de reforzar la resiliencia de las ciudades apoyadas con inversiones sostenidas, por ejemplo, con Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos ESI).

Europa quiere impulsar un desarrollo sostenible de las ciudades encaminado en la planificación de ciudades con inversiones centradas en estrategias que promuevan la reducción y las bajas emisiones de CO2. La mejora del paisaje urbano, la regeneración de las zonas industriales y la promoción de la movilidad sostenible son otros de los ejes a trabajar con la mirada puesta en el 2020.

Un ambicioso plan que debe entretejerse con la inclusión social a través de la revitalización física y económica las zonas urbanas más desfavorecidas tal y como pretenden los artículos 5 y 7 del reglamento de los FEDER.

Los factores ambientales en la planificación territorial de una ciudad

ciudad-carretera-bicicleta-el-mundo-ecologicoToda la teoría está someramente descrita en las líneas de los reglamentos que acabamos de enunciar. ¿Cómo se teje todo esto esto?

El gran caballo de batalla de las ciudades radica en la contaminación que debe de ser controlada y reducida enfrentándose a cada vez más necesidades de movilidad y de confort habitacional.

Las políticas encaminadas a incentivar la movilidad sostenible van unidas al diseño de una red coherente y sostenible de transporte público y al estímulo de medios de transportes de cero emisiones que también necesitan de infraestructuras en el medio urbano. Para lograr el uso del vehículo eléctrico, por ejemplo, se necesitan más puntos de recarga y de incentivos en su uso. En otro ámbito están otros medios pujantes como las bicicletas, que buscan su espacio en el asfalto tanto para circular como para aparcar.

El impulso de políticas de ciudades inteligentes, “smart city”, es otro de los ejes en los que se están desarrollando los esfuerzos para lograr ciudades más habitables. La implementación de nuevas tecnologías sobre el terreno, que interactúen con los ciudadanos y sus movimientos va encaminada a un uso más eficiente del transporte y de los recursos ambientales. Integrar estas nuevas capacidades tecnológicas de monitorización es otro de los retos a tener en cuenta en la planificación del territorio urbano.

bicicletas-madrid-movilidad-sostenible

Los edificios son a la vez grandes devoradores de energía y los principales “okupas” del territorio de las ciudades. Consumen recursos que deben ser modulados con normas y prácticas que incentiven y obliguen a su eficiencia. La distribución en el terreno, la orientación, el uso de materiales y una construcción que busque la eficiencia deben ser prioridades de los consistorios y de sus planes generales.

En cuanto a la edificación en sí, ya existen experiencias de construcción de edificios de consumo energético casi nulo, comunidades que nacen basándose en el “cohousing” sostenible y eficiente que buscan nuevas formas de interactuar con el medio y las personas.

Educación ambiental, clave para proteger el medio ambiente urbano

Todos estos ejemplos e ideas son sólo pinceladas de muchas nuevas formas de entender el territorio y el paisaje urbano. En el centro de toda esta necesidad está indiscutiblemente la educación ambiental, que sólo muchos visualizan y enlazan con la Naturaleza, pero que evidentemente está también en el ADN urbano. Sin educación ambiental no habrá exigencia social que demande una mejor y eficiente modelación y uso del territorio de las ciudades. La demanda social debe de ser articulada por los principales actores que tienen en su mano el desarrollar adecuadas políticas de planificación territorial encaminadas a lograr una gestión ambiental eficiente y sostenible llevada a cabo por profesionales y especialistas.

El Mundo Ecológico

 

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies