El consumo de petróleo seguirá aumentando más allá del 2035

La AIE pinta un escenario energético centrado en los combustibles fósiles y en la eficiencia energética

“El mapa energético mundial está cambiando de manera dramática”. Es lo que proclama la Agencia Internacional de Energía (AIE) en las conclusiones de la edición 2012 del World Energy Outlook (WEO). Estos cambios van a suponer el rehacer las expectativas sobre el papel de los diferentes países, regiones y de los combustibles en el sistema energético mundial durante las próximas décadas.

“América del Norte está a la vanguardia de una transformación radical en la producción de petróleo y gas que afectará a todas las regiones del mundo, pero también existe potencial para un cambio similar de transformación en la eficiencia energética global”, dijo la directora ejecutiva de la AIE Maria van der Hoeven. El alto cargo de la AIE también ha declarado que “las perspectivas de este año Mundial de la Energía muestran que para el año 2035 se puede conseguir un ahorro energético equivalente a casi una quinta parte de la demanda mundial en el 2010. Dicho de otro modo, la eficiencia energética es tan importante como el suministro de energía no restringida, y una mayor acción sobre la eficiencia puede servir como una política energética unificada que trae múltiples beneficios”.

El WEO estima que el extraordinario crecimiento de producción de petróleo y gas natural en los Estados Unidos va a suponer un cambio radical en los flujos mundiales de energía. En el Escenario de Nuevas Políticas, los Estados Unidos se convierten en un exportador neto de gas natural para el año 2020 y es casi autosuficiente en energía, en términos netos, en 2035.

América del Norte surge como un exportador neto de petróleo, acelerando el cambio en la dirección del comercio internacional del petróleo, con casi el 90% de las exportaciones de petróleo de Oriente Medio que se dirigen a Asia en 2035. Los vínculos entre los mercados regionales de gas fortalecerán el comercio de gas natural licuado que se volverá más flexible y hará cambiar los términos de los contratos. Mientras cambia la dinámica regional, la demanda mundial de energía será cada vez más alta. China, India y el Oriente Medio representan el 60% del crecimiento, la demanda apenas se levanta en la OCDE, pero hay un pronunciado cambio hacia el gas y las energías renovables.

Los combustibles fósiles seguirán predominando en el mix energético global, con el apoyo de subvenciones que, en 2011, aumentó en casi un 30% a $ 523 millones, debido principalmente a los aumentos en el Medio Oriente y África del Norte. La demanda mundial de petróleo crece un 7 mb/d para 2020 y superior a 99 mb/d en 2035, en que los precios del petróleo alcance los 125$/barril en términos reales (más de  215$/barril en términos nominales).

Un aumento en el petróleo no convencional y de aguas profundas incrementa la oferta fuera de la OPEP en la década actual, pero el mundo depende cada vez más de la OPEP después de 2020. Irak representa el 45% del crecimiento de la producción mundial de petróleo para 2035 y se convierte en el segundo mayor exportador mundial de petróleo, superando a Rusia.

Si bien el panorama regional de gas natural varía, el panorama mundial en los próximos decenios parece ser brillante, ya que la demanda aumenta en un 50% a 5.000 millones de metros cúbicos en 2035. Casi la mitad del aumento de la producción para 2035 es de gas no convencional, con una mayor parte de éste proveniente de los Estados Unidos, Australia y China. Que la demanda de carbón continúe aumentando fuertemente o cambie de rumbo radicalmente dependerá de la fuerza de las decisiones políticas en torno a las fuentes de energía con más bajo nivel de emisiones y a los cambios en el precio del carbón en relación al gas natural. En el Escenario de Nuevas Políticas, la demanda mundial de carbón aumenta en un 21% y está muy centrado en China y la India.

Renovables se convertirán en la segunda fuente de generación de energía en 2015 y cerrar en el carbón como fuente primaria para el año 2035. Sin embargo, este rápido aumento depende fundamentalmente de los subsidios continuados. En 2011, estos subsidios (incluyendo los biocombustibles) ascendieron a  88 mil millones de dólares, pero en el período hasta 2035 se calcula que se necesitará una cantidad cercana a  los 4.8 billones de dólares, más de la mitad de esto ya se ha comprometido con los proyectos existentes para cumplir los objetivos de 2020. La apuesta por la nuclear se han reducido ya que los países han revisado las políticas tras el accidente de Fukushima Daiichi, pero la capacidad todavía seguirá aumentando, liderada por China, Corea, India y Rusia.

El agua es esencial para la producción de energía, y el sector de la energía ya representa el 15% del consumo mundial de agua total. Sus necesidades se prevé que crezca, haciendo del agua un criterio cada vez más importante para evaluar la viabilidad de los proyectos de energía. En algunas regiones, la escasez de agua ya están afectando a la fiabilidad de las operaciones existentes y se introducen costes adicionales. Expandiendo la generación de energía y la producción de biocombustibles afianzar un incremento del 85% en la cantidad consumida (el volumen de agua que no se devuelve a su fuente después de su uso) a través de 2035.

El informe presenta los resultados de un escenario mundial eficaz, que muestra cuáles son las mejoras de eficiencia energética que pueden lograrse simplemente mediante la adopción de las medidas que se justifican en términos económicos. Unos mayores esfuerzos en materia de eficiencia energética reducirían el crecimiento de la demanda mundial de energía a la mitad.

El informe WEO-2012 está a la venta en la librería de la AIE.

El Mundo Ecológico

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies