Volvo Trucks pinta su futuro en verde

Volvo Trucks mejora la eficiencia medioambiental de sus instalaciones de pintura a través de varias iniciativas sostenibles

El taller de pintura de Volvo Trucks en el norte de Suecia es la unidad más ambientalmente sostenible de su tipo en el mundo gracias a la reducción de energía en un 30%, un uso racional de pintura y minimizando también las emisiones de disolventes.

Para entender el proceso de fabricación y acabado de una cabina de un camión para empezar se necesitan unos 20 litros de pintura. Luego cada cabina debe ser cocida en un horno para endurecerla finalmente. Si multiplicamos este proceso por decenas de miles de vehículos cada año (sin mencionar la calefacción y la refrigeración necesaria para otras partes del taller de pintura) se hace evidente que este tipo de instalaciones podría tener un enorme impacto sobre el medio ambiente en términos de materiales y energía .

Los mecanismos puestos en marcha en el taller de pintura de Umeå, a través de grandes inversiones, han convertido esta unidad de producción en un brillante ejemplo de cómo una estrategia inteligente y sostenible puede reducir la huella ambiental de una instalación industrial.

Desde hace muchos años, el personal del taller de pintura de camiones de Volvo se ha centrado en la reducción de la emisión de disolventes en el aire y mejorar la eficiencia energética. Los resultados son impresionantes. Entre 1999 y 2008, el consumo de energía se redujo en un 30 por ciento. Este éxito es todavía más destacable si se considera el hecho de que la cantidad de pintura está llevando a cabo se ha incrementado significativamente durante el mismo período.

El ahorro de energía se ha logrado mediante la reutilización del 75% del aire en las cabinas de pintura, reducir la temperatura de los hornos unos 50ºC “lo que ha permitido utilizar una central eléctrica urbana (impulsada en parte por la conversión de los desechos domésticos en energía, sustituyendo el aceite en el proceso de calentamiento y el resto de GLP en el sistema de postcombustión por el dimetil éter (DME) producido a partir de la biomasa.

Uno de los ahorros de energía más espectaculares, sin embargo, proviene del sistema de refrigeración de la planta. El río fluye Umeälven a las afueras de la planta, y debajo de ella existe un río subterráneo on el agua siempre fría. Esta agua fría se bombea a través de un sistema de tubos de dos kilómetros en las tuberías de la planta. Esto ha permitido sustituir a muchas de las máquinas de refrigeración que utilizan refrigerantes con CFC.

El taller de pintura se ha modernizado y se ha racionalizado la producción en varias fases diferentes, reduciendo significativamente el uso de pinturas y solventes, así como las emisiones a la atmósfera. En 1988, estas emisiones fueron de aproximadamente 70 gramos por metro cuadrado de superficie pintada cabina. Hoy en día se emiten menos de 10 gramos, por debajo del límite establecido por la UE que se cifra en 55 gramos por metro cuadrado.

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Habla con EME