Japón se prepara para “pescar” la basura espacial

En febrero se lanzará un satélite con una red para atrapar los desechos espaciales

 

El pasado 16 de enero la Estación Espacial Internacional (ISS, son sus siglas en inglés) tuvo que aplazar una maniobra de reubicación en la órbita terrestre a causa de la presencia de basura espacial que podía poner en peligro el centro de investigación.

Viejos satélites, motores de naves espaciales, trozos de cohetes forman parte de los más de 20.000 desechos humanos de más de 10 centímetros que rondan alrededor de nuestro Planeta. Se calcula que actualmente habría un total de 100.000 objetos poniendo en peligro el resto de ingenios lanzados por el hombre orbitando, a una velocidad increíble, en una banda entre los 800 a 1.400 kilómetros de altitud.Pero ¿qué se puede hacer con las toneladas de  detritus que andan por allí arriba?

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) se ha asociado con una empresa de equipo de pesca para probar un acercamiento inusual a la lucha contra basura espacial. Se trata de dotar a un satélite con una red magnética de 300 metros de longitud que pretende barrer la basura espacial dejada por el hombre flotando en la órbita baja de la Tierra.

La red tiene sólo 30 cm de ancho y se compone de una fibra metálica altamente flexible. Cuando se despliegue la red en el espacio, se utilizará un campo magnético para atraer las piezas que van a la deriva en el espacio.

En el transcurso de un año, la basura espacial atrapada en la red se hundirá más y más y  con el tiempo se quemará en la atmósfera de la Tierra.

Según Masahiro Nohmi, profesor asociado en la Universidad de Kagawa, que está trabajando con la JAXA en el proyecto, “el experimento está diseñado específicamente para contribuir al desarrollo de un método de limpieza de los desechos espaciales

Se espera un satélite desarrollado por la universidad para ser lanzado al espacio el próximo 28 de febrero, con la correa de sujeción a bordo.

Para este lanzamiento de prueba hay dos objetivos, extender una correa electrodinámica de sujeción 300 metros en órbita y observar la transferencia de la electricidad”.

Si la prueba tiene éxito, JAXA tiene ya una versión de un kilómetro de largo. JAXA está actualmente averiguar cómo utilizar la nave espacial para unir estas redes para grandes piezas de desechos espaciales, como los motores de cohetes o satélites viejos rotos. Un sistema de funcionamiento podría ser desplegado ya en 2019.

El Mundo Ecológico

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies