El Gobierno vasco pretende reducir a cero el consumo de petróleo en 2050

Quiere apostar por el gas natural para impulsar las renovables y abandonar el petróleo para usos energéticos

El Gobierno vasco ha reafirmado su apuesta por el gas natural como medio para reducir el uso de petróleo y como fuente base de transición hacia un mayor uso generalizado de las fuentes renovables. Esta decisión ha sido anunciada en Madrid por el viceconsejero de Industria y Energía del Gobierno Vasco, Xabier Garmendia, en la clausura del congreso anual de Sedigas, la Asociación Española del Gas.

Ante una audiencia formada por más de 300 representantes de las principales empresas del sector Garmendia ha expuesto la labor realizada en Euskadi desde los años 80 para alcanzar el grado de desarrollo actual de las infraestructuras gasistas vascas, tanto en materia de distribución de gas, como en lo referente al  almacenamiento estratégico y generación eléctrica mediante ciclos combinados.

Para el viceconsejero, este esfuerzo de diversificación del mix energético ha permitido que de ser una energía residual en 1980, el gas natural suponga hoy el 42% de la energía consumida en Euskadi, y que el consumo de derivados del petróleo sea prácticamente exclusivo del sector transporte. En palabras de Garmendia la apuesta de futuro reflejada en la Estrategia Energética Vasca 3E2020 pasa por una “desvinculación paulatina del uso del petróleo, con el objetivo de alcanzar una situación de petróleo 0 en el año 2050 para usos energéticos.

Según la nota de prensa difundida por el Ente Vasco de Energía, el gas será la garantía de suministro ante la discontinuidad de la producción de las fuentes renovables y, al mismo tiempo, será el garante de un mayor aprovechamiento de éstas en la medida en que se desarrollen los sistemas de almacenamiento necesarios para lograr hacer coincidir las horas de producción renovable con las horas de mayor demanda de energía. Con ello se aumentará la participación y el aprovechamiento de las fuentes energéticas renovables que se prevé sea de hasta el 17% en Euskadi en el año 2020.

Garmendia afirma que el debate excluyente entre energías renovables y gas natural es artificial “ya que el gas natural se va a utilizar masivamente en las próximas décadas hasta que se alcance un mayor desarrollo de las renovables, por lo que el debate girará inevitablemente en dilucidar si ese gas deberá ser importado o no. Desde el ejecutivo vasco se considera el gas alavés como una oportunidad que debe ser estudiada con rigor y profundidad, de modo que se determine su viabilidad en la tríada tecnológica, económica y medioambiental”. En este contexto ha enmarcado la apuesta del Gobierno Vasco por la investigación para determinar las posibilidades de aprovechamiento del gas natural propio detectado en Álava.

El gas natural presenta unas buenas perspectivas de futuro según ha constatado el último informe de la Agencia Internacional de la Energía. Esta energía ofrece mucha menos incertidumbre geoestratégica y tecnológica que otras fuentes energéticas como el petróleo, el carbón e incluso las renovables. Esto unido al hecho de ser la energía fósil con menor índice de emisiones de CO2 y otros gases nocivos, y a la globalización del gas y a la multiplicación de los orígenes de abastecimiento –al contrario de lo que ocurre con el petróleo y la hegemonía de la OPEP-, hacen del gas natural la energía verde, accesible y firme del siglo XXI.

El Mundo Ecológico

Noticia relacionada

Dinamarca quiere abandonar el petróleo y el gas en 2050

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Habla con EME