El componente de gobernanza: La “G” de ESG

243
Alexander Lippert

Es necesario un pensamiento multidimensional para obtener una visión lo más completa posible de una empresa

El término “ESG” es polifacético y abarca muchos temas diferentes a la vez. Al igual que la valoración de las acciones basada en sus fundamentos, un enfoque unidimensional se queda muy corto.

Por lo tanto, es necesario un pensamiento multidimensional para obtener una visión lo más completa posible de una empresa.

Las directrices rígidas para evaluar o clasificar una empresa no reflejan suficientemente la realidad de la diversidad económica y las características distintivas de algunas empresas.

Separación de poderes en la legislación alemana

Aunque los progresos cuantificables, por ejemplo, en la consecución de los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero, pueden medirse y documentarse en cifras, una evaluación del buen gobierno corporativo basada principalmente en los números es mucho más difícil, propensa a errores y puede ser ambigua.

La definición de buen gobierno corporativo depende del ojo del espectador. Cuando se trata de empresas familiares en particular, hay muchas opiniones diferentes sobre el buen gobierno corporativo.

La legislación alemana establece la conocida separación de poderes entre la dirección, el consejo de supervisión y la junta general de accionistas.

Consejo de Supervisión

Cuando se trata del Consejo de Supervisión, que controla a la dirección, su composición es un factor decisivo. ¿Hay pensadores independientes y críticos con una gran experiencia? ¿O se trata de meros “síes” nombrados a gusto de la dirección?

La multiplicidad de mandatos es demasiado frecuente, sobre todo en las grandes empresas. Esto significa a menudo que no está garantizado un examen riguroso de los problemas multifacéticos de las grandes empresas.

Para nuestro equipo, que se centra en la renta variable alemana y europea, las cualidades de gestión han sido siempre el criterio más importante para una inversión, después de los aspectos de valoración.

Actuar de forma empresarialmente sostenible

La evaluación de la gestión empresarial forma parte del ADN de nuestro enfoque de inversión. Cualidades como la honestidad, la fiabilidad, la transparencia, una pizca de prudencia, pero también la capacidad de aceptar críticas, son importantes para mantener la integridad de una empresa cotizada.

La dirección está legalmente obligada a actuar como intermediaria entre todas las partes interesadas. Esto hace que sea aún más importante analizar si los objetivos de la dirección están en consonancia con los de los accionistas.

Un primer indicio de ello se encuentra en los mecanismos de incentivos financieros a largo plazo de la remuneración de los directivos. Lo ideal es que incluso un directivo no accionista actúe de forma empresarialmente sostenible, como si se debiera a la empresa.

Importante el papel de los grandes accionistas

Sin embargo, una idea que a menudo se pasa por alto en los consejos de administración es que los directivos son en realidad sólo los empleados de los propietarios de la empresa, es decir, los accionistas.

En cuanto a la institución de la Junta General de Accionistas, es importante señalar el papel de los grandes accionistas y su implicación en estas empresas. Esta es una de las razones por las que las empresas familiares suelen recibir calificaciones muy diferentes por parte de las distintas agencias de calificación externas.

Sin embargo, son precisamente las empresas familiares las que consideramos más orientadas a la sostenibilidad. Esto se debe a que la optimización de la remuneración a corto y medio plazo durante el mandato de la dirección no es el objetivo principal.

Pensar en las siguientes generaciones es la base del éxito sostenible

En cambio, las empresas familiares responsables piensan en términos de generaciones. La reputación y el mantenimiento de la obra de vida de la familia son de gran importancia para ellas. En última instancia, esta actitud constituye la base del éxito sostenible.

Siguiendo el mismo patrón, sus relaciones externas también están orientadas a este éxito duradero. El hecho de centrarse en el bienestar a largo plazo de la empresa, incluidos los accionistas, los empleados y otras partes interesadas, contribuye a una mayor coherencia en el gobierno corporativo, así como a la conservación y el aumento del valor.

Una menor optimización de la estructura del balance permite financiar de forma continua los gastos para el crecimiento futuro a través de inversiones en investigación y desarrollo o en expansión, incluso en tiempos de crisis. El crecimiento inorgánico, como el que practican algunas grandes empresas, podría poner en peligro esta misma flexibilidad.

El mayor reto de las empresas familiares es la sucesión

El mayor reto de las empresas familiares es la sucesión: la transición fluida de una generación a la siguiente. Todo debe estar preparado para una transición ordenada. Este es uno de los riesgos de invertir en empresas familiares.

Estas cuestiones generales también se exploran y validan en nuestras numerosas reuniones. Además, como accionistas, el ejercicio activo de nuestros derechos de voto en las juntas generales anuales es de gran importancia para nosotros y llevamos años ejerciendo estos derechos a conciencia y de forma fiduciaria.

Un requisito previo para la inclusión en nuestros fondos es una reunión cara a cara con un representante de la empresa de alto nivel.

Necesario un enfoque más matizado

Tras la inversión del fondo, las actualizaciones periódicas -ya sea de forma virtual, en persona en nuestras oficinas de Fráncfort, en conferencias o en la propia empresa- forman parte del proceso y, en algunos casos incluso tienen lugar varias veces al trimestre.

Sobre todo, mantenemos un contacto muy estrecho con las 10 principales empresas de nuestras carteras de inversión. Un diálogo activo sobre la evolución actual de los negocios, el desarrollo estratégico de las empresas y los aspectos de sostenibilidad es esencial.

En general, es necesario un enfoque más matizado de la gobernanza cuando se trata de pequeñas y medianas empresas. Es comprensible que estas empresas a menudo no dispongan de una amplia capacidad para crear su propia infraestructura para abordar numerosas cuestiones relacionadas con el control y la comunicación de los aspectos de sostenibilidad.

Actuamos a través del diálogo directo

Por esta razón, a menudo caen injustamente en la rígida parrilla orientada a lo cuantitativo de las grandes agencias de calificación y reciben calificaciones inferiores por parte de éstas.

Sin embargo, es precisamente aquí donde actuamos, nos implicamos y nos formamos nuestra propia opinión a través del diálogo directo. Esta evaluación diferenciada de las empresas encaja perfectamente con nuestro enfoque de selección de valores ascendente.

Una integración más profunda de los aspectos sociales y medioambientales en nuestro proceso de inversión ha traído consigo, además de la alta clasificación que sigue teniendo el apartado de gobernanza, una mayor atención a las cuestiones medioambientales y sociales.

Obtención de datos de Sustainalytics

No obstante, la consideración de estos aspectos ya formaba parte de nuestra evaluación fundamental de la empresa. Las preguntas sobre la rotación de los empleados, los riesgos derivados de las cuestiones medioambientales o la forma en que la empresa trata a sus propios empleados eran una práctica habitual.

Decidimos obtener datos de Sustainalytics como componente adicional en el proceso de toma de decisiones para obtener más información y conocimientos antes de tomar nuestras decisiones de compra.

Esto nos proporciona una imagen más completa de nuestras empresas. Traducir este conocimiento en una rentabilidad superior a largo plazo es una de las principales diferencias y ventajas de la gestión activa de fondos frente a las estrategias de inversión pasiva.

El Mundo Ecológico/ Alexander Lippert, gestor de los fondos MainFirst Top European Ideas y MainFirst Germany Fund.