Águilas de Bonelli han sido trasladadas para la recuperación de la especie

235

El Gobierno de Aragón autorizó llevar a las cinco aves a la sierra de Guara

Cinco águilas perdiceras, procedentes del Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de GREFA (Majadahonda, Madrid), han llegado al Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Las aves se liberarán en este espacio protegido de la provincia de Huesca.

Las águilas, con cincuenta días de edad, se introducen temporalmente en un recinto donde estarán socializando entre ellas y aclimatándose a la zona hasta su liberación definitiva. Cuando sean liberadas portarán un emisor GPS que hará posible su seguimiento.

Se pone en marcha una línea de colaboración entre el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón. La colaboración se ejecuta a través de Repsol y la organización conservacionista GREFA.

Plan de recuperación del águila perdicera

La actuación se enmarca dentro del plan de medidas complementarias desarrollado por Repsol. El Plan de Recuperación del Águila Perdicera, está definido en las declaraciones de impacto ambiental de los parques eólicos pertenecientes al proyecto Delta I.
Algunos de los pollos trasladados proceden de la población silvestre de águila de Bonelli en Andalucía. La Junta de Andalucía autoriza que estas aves se extraigan de sus nidos, como contribución solidaria para la creación de nuevas poblaciones de la especie en otras zonas donde es mucho más escasa o incluso ha desaparecido.
Esta acción nace en el proyecto europeo AQUILA a-LIFE, que coordina  GREFA, y LIFE Bonelli, dedicados a la recuperación del águila de Bonelli. Este proyecto ha creado y reforzado poblaciones de la especie en zonas donde estaba cerca de desaparecer, como la Comunidad de Madrid, o  donde ya se había extinguido, como la isla de Mallorca.
águilas de Bonelli

Protección en Europa del Águila de Bonelli

La Sierra de Guara brinda ahora una oportunidad de réplica en beneficio del águila de Bonelli. La ONG medioambiental GREFA, desarrolló el diseño del recinto de aclimatación donde fueron llevadas las aves, y la metodología de reintroducción aplicada.
El proyecto intenta proteger en España y otros países europeos el águila de Bonelli, también otras especies de como el buitre negro, el milano real y el pigargo europeo. El águila  perdicera es una de las aves más amenazadas de Aragón, estando incluida como “En peligro de extinción” en el catálogo regional de especies amenazadas.
El Mundo Ecológico / GREFA