Desarrollo sostenible o el invierno infinito

Vivo con mi familia en una pequeña granja aislada del mundo donde tengo vacas y un pequeño huerto. Vivimos muy bien gracias a la leche y la carne que da nuestro ganado, y a las frutas y verduras de la cosecha. Somos felices, vivimos en la abundancia, hacemos banquete tras banquete. Todos los días son una fiesta.

Llega el invierno, en el exterior hace mucho frío y dentro de casa estamos muy cómodos al calor de la chimenea. Tenemos víveres suficientes para vivir mucho tiempo y leña cortada de los pocos árboles que había en la zona. Decidimos esperar a que llegue la primavera para volver a cuidar el huerto,  y sabemos que las vacas pueden sobrevivir solas tomando pasto sin problemas.

Van pasando los días al calor de la chimenea entre chuletones, leche y verduras. Sólo salimos al frío cuando tenemos que matar  otra res.

Ese año el invierno es duro y se alarga, pero nosotros podemos seguir en un día a día de abundancia. Un día, al salir de casa, vemos que sólo queda una vaca. Tras decidir mucho tiempo qué hacer con ella, el hambre nos puede y la matamos para comer. Sabemos que su carne nos da para vivir varias semanas y confiamos en que el invierno no puede alargarse tanto. Con la llegada de la primavera podremos volver a cultivar el huerto para salir adelante.

El invierno se sigue alargando, la leña se gota y las fuerzas merman. Aunque nos duele, sabemos que la única forma de supervivencia será comernos entre nosotros para ganar tiempo y que pase el invierno infinito.

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies