La ONU reclama unas ciudades sostenibles e inteligentes

fundacion-casaqueahorra

Con motivo del Día Mundial de las Ciudades la ONU pide mayor concienciación acerca del impacto de las urbes en el medio ambiente

El 31 de octubre se celebra el Día Mundial de las Ciudades en todo el Planeta. Una fecha impulsada por la Asamblea General de la ONU decidió designar el 31 de octubre como el Día Mundial de las Ciudades, instando a los Estados y a la sociedad civil y a todos los agentes a celebrarlo y a concienciar acerca de esta cuestión. 

En el año 2050 el 67% de la población mundial vivirá en la ciudad, lo que plantea el poder ser capaces de activar un crecimiento sostenible de las urbes para evitar la proliferación de barrios marginales, mejorar el acceso a los servicios urbanos básicos, favorecer las políticas de viviendas inclusivas, generar posibilidades de empleo y crear unas condiciones de vida seguras y saludables.

Nuestras ciudades consumen cerca del 75% de la energía global primaria y emiten entre el 50-60% de los gases de efecto invernadero del mundo, cifra que alcanza el 80% si se incluyen las emisiones indirectas provocadas por los habitantes de las ciudades. La energía es uno de los factores principales para su desarrollo, ya que se requiere para el desarrollo de la industria, el transporte, la distribución de agua, la producción de alimentos, el comercio y para los edificios.

Programa ONU-Hábitat

La ONU, a través de su programa ONU-Hábitat, reconoce la importancia del acceso equitativo y adecuado a los servicios urbanos básicos, como pilar de una urbanización sostenible y, por tanto, del desarrollo económico y social generalizado.

Ciudades sostenibles, ahorro energía, smart city fundación casa la casa que ahorra europa

Los edificios son grandes consumidores de energía en todas las fases de su existencia, tanto en la fase de construcción como a lo largo de toda su vida útil. En Europa suponen alrededor del 40% de la demanda de energía primaria y son los responsables del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por tanto, es inviable pensar en ciudades sostenibles sin tener en cuenta el factor energético y el sector de los edificios. El programa HABITAT de la ONU ahonda en esta cuestión asegurando que los edificios tienen un potencial enorme de ahorro energético, proponiendo tener en cuenta conceptos de edificación verde y bajo consumo y principios de diseño pasivo, adoptando estrategias bioclimáticas y reduciendo la demanda energética para reducir la energía necesaria para calentar o refrigerar los edificios. Además, indica, los ahorros se pueden llevar a cabo integrando calefacción eficiente, aire acondicionado, insolación, alumbrado y el origen de fuentes de energía renovable.

En consonancia con todo esto surgió desde hace años el concepto de Smart City, o ciudad inteligente, como aquél en el que las nuevas tecnologías y la eficiencia aplicadas a todos los sectores pueden hacer mejorar la calidad de vida de los ciudadanos e impulsar un nuevo modelo de ciudad. La innovación social, la gestión inteligente de infraestructuras y servicios, la mejora de la movilidad urbana o la gestión de la eficiencia energética en sectores como la edificación son algunos de las áreas de trabajo que existen alrededor de lo que se define como ciudad inteligente.

Ciudad-madrid-atasco

Ciudades inteligentes

Pero se trata de un concepto que todavía genera dudas, en el sentido de que no está claro en qué momento una ciudad pasa a ser una ciudad inteligente, como se dedujo en el congreso ‘Smart City in Focus’, celebrado el pasado mes de septiembre en la ciudad china de Yinchuan, donde se dieron cita 105 países. En dicho congreso se puso el foco en el aspecto que debe ser considerado el centro de las ciudades sostenibles e inteligentes: los ciudadanos y las necesidades reales de estos en un nuevo modelo de ciudad. ¿Se benefician realmente de todo lo que entendemos que define a una ciudad inteligente? ¿Se hace partícipe al ciudadano en el diseño de una ciudad inteligente?

Se trata sin duda de reflexiones que deben hacerse y que, en el sector de la edificación, tienen también su aplicación. Los edificios pueden contar con las instalaciones y tecnologías más modernas, con sistemas domóticos o con un nivel de aislamiento térmico y una estanqueidad excelentes, pero serán finalmente los usuarios, los verdaderos protagonistas, los que habiten en esos edificios y los que deban aprovechar las ventajas que estos ofrecen porque si no, no estarán ofreciendo la mejora de la eficiencia y la calidad de vida para las que fueron diseñadas.

Las ciudades sostenibles e inteligentes deberán estar habitadas por ciudadanos informados y concienciados y con este objetivo, centrados en los edificios, trabaja cada día la Fundación La Casa que Ahorra, que el  31 de octubre también se sumará al Día Mundial de las Ciudades.

Entrevista en Cadena SER

Cada lunes nos interesamos en SER Madrid Norte y SER Madrid Sur por temas como este en nuestro espacio del programa Hoy por hoy. En esta ocasión entrevistamos a Albert Grau, gerente de la Fundación La Casa que Ahorra, para que nos ayude a entender mejor el impacto de las ciudades en el medio ambiente.

El Mundo Ecológico / Fundación la Casa que Ahorra

Share This Post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies