Regalar mascotas por Navidad, un error que se genera abandono animal

29
Gato

Adoptar un animal tiene que ser una decisión meditada individualmente

Uno de cada tres animales de compañía regalados durante las fiestas navideñas acaban en las protectoras del país, según indica la Asociación Animalista Libera. De hecho, en 2021 se abandonaron cerca de 285.000 animales de compañía en España.

Aunque la cifra supone un ligero descenso en comparación a 2020 –año en que se abandonaron hasta 306.000 mascotas–, aún representa un número alarmante de abandonos.

Es importante que las familias tengan claras las responsabilidades que conlleva compartir su día a día con una mascota ya que sus cuidados implican una inversión. Así mismo, requieren atención constante, que se multiplica en caso de que se trate de un cachorro. A fin de cuentas, el animal de compañía pasa a ser un miembro más de la familia.

En esta línea, Guillermo Hueso Borrás, profesor del Curso de Asistente y Auxiliar Técnico de Veterinaria de Nubika, apunta que “regalar un animal de compañía por impulso durante las fiestas navideñas acostumbra a ser una mala idea, ya que, al volver a la vida normal después de las vacaciones, el animal puede sufrir desatención”.

Los animales pueden sufrir estrés por separación

 Es, en este momento posterior a las fiestas, en el que los problemas comienzan a aparecer: los animales pueden sufrir estrés por separación y, del mismo modo, combinar las responsabilidades del animal con el día a día requiere constancia y un proceso de adaptación a las nuevas rutinas.

Y es en este impás cuando más animales se abandonan o se retornan a la protectora. “Además, un animal nunca puede ser un regalo: adoptarlo tiene que ser una decisión meditada individualmente o consensuada por toda la familia”, indica Hueso.

Otro problema grave relacionado con la compra de animales en Navidad es el mascotismo: la creciente adquisición de animales exóticos puede suponer un problema para los ecosistemas autóctonos, para la salud pública, –la convivencia con ellos puede conllevar enfermedades zoonóticas– y para su propio bienestar.

Apostar por la adopción antes que la compra

La compra de este tipo de animales, muchas veces impulsada por modas formadas en redes sociales, se ha multiplicado por las facilidades que ofrece la compra online. Se suelen promocionar como mascotas fáciles de mantener, aunque la realidad es bien distinta.

Un alto porcentaje de estos animales acaban muriendo durante el transporte o por el desconocimiento de sus cuidados básicos o, incluso, sacrificados en masa cuando se convierten en un problema medioambiental o público, como es el caso de las tortugas Florida.

En caso de que la decisión familiar sea contar con un nuevo animal de compañía, la decisión tiene que apostar por la adopción antes que la compra. Durante 2021, solo el 51% de los animales de los refugios fueron adoptados, según indican los datos del estudio ‘Él nunca lo haría 2021’ de la Fundación Affinity.

Así pues, aún hay miles de animales esperando una nueva vida en refugios al borde del colapso por la escasa inversión pública. De hecho, la nueva Ley de Protección Animal ya contempla el fin de la comercialización de animales en tiendas y limita la cría de animales a criadores registrados y profesionales.

Consideraciones antes de adoptar

Su educación requiere paciencia y tiempo. Aunque tener un animal de compañía se suele idealizar, su adaptación puede resultar complicada. El bienestar del animal dependerá directamente de su correcta educación.

Un mal comportamiento responderá a problemas de estrés o de relación. Así pues, el animal requerirá, casi en todos los casos, una atención importante durante los primeros meses, atención que aumenta en caso de que el animal sea un cachorro. La ayuda de un profesional suele resultar de gran ayuda durante este periodo.

Su coste de mantenimiento no es bajo. Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, mantener un perro cuesta 900 euros al año y un gato, 534 euros. Desde el primer momento en el que se adopta el animal, los costes de implantación del chip, las vacunas necesarias y la castración, ya rondan los 300 euros.

Se deben tener en cuenta los costes veterinarios

Requiere cuidados por parte de veterinarios. Además de la alimentación, los costes veterinarios del animal también se tienen que tener en cuenta, más aún si el animal es de avanzada edad. Asimismo, pueden aparecer enfermedades o suceder accidentes que se convertirán en una importante factura en el veterinario.

Tu estilo de vida tiene que ir acorde con las necesidades del animal. Aunque los beneficios de contar con un animal de compañía son múltiples, a veces supone esfuerzos e incluso sacrificios. Así pues, es clave para el bienestar del animal contar con un ritmo de vida acorde a sus necesidades.

La mascota requiere salidas frecuentes y cuidados. De la misma manera, durante las vacaciones puede suponer un problema, aunque cada vez son más las opciones que se ofrecen para viajar junto a tu animal de compañía: además de las maletas, no olvides su correa, su comida, ni su juguete favorito.

El mundo Ecológico / Nubika