Los propósitos de Año Nuevo para viajar de manera más sostenible en 2023

61
Home exchanging

Desde no imprimir los billetes hasta viajar a lugares que no salen en los mapas

Ya es 2023, y aunque no todos hagamos una lista de propósitos, hay uno que todos tendremos muy en cuenta: viajar. Pero ¿nos hemos replanteado cómo viajar mejor? por eso se ha realizado esta recopilación de 5 propósitos de Año Nuevo para viajar más y mejor:

1. Evitar los aviones todo lo posible: viajar en tren.

Seguramente hayas oído hablar del “slow living” y cómo eso puede trasladarse a todos los ámbitos de tu vida. ¿Quieres aplicarlo a los viajes? Utiliza el tren. No solo podrás hacer turismo antes de llegar a tu destino recorriendo las ciudades desde las vías, sino que también reducirás tu huella de carbono.

De hecho, los últimos datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente señalan que el porcentaje de gases de efecto invernadero emitidos por un viaje en tren es un 0,4% frente al 13,4% emitidos por un viaje en avión.[1]

Pero si viajar en avión es inevitable, mejor optar por estancias más largas, o vuelos directos antes que escalas. Ya se está trabajando en la creación de combustibles sostenibles por lo que una forma responsable de volar sería elegir aquellas compañías que inviertan en proyectos sostenibles.

También puedes contemplar otros aspectos que te pueden ayudar a llegar a la puerta de embarque con 0 emisiones. Por ejemplo, no imprimir tus billetes, utilizar el transporte público hasta el aeropuerto y, reducir todo lo que puedas tu equipaje. El peso del equipaje aumenta el del avión haciendo que sea necesario más combustible.

2. Hacer más turismo de interior

El ya muy conocido “turismo de masas” afecta a las comunidades de esos populares destinos con consecuencias como verse obligados a cambiar de casa debido a las subidas de alquiler o la aparición descontrolada de alojamientos turísticos.

Por suerte, el mundo es amplio y grande. Por ejemplo, en España, cada vez se ve más como el turismo ha ido evolucionando desde el tradicional de “sol y playa” a uno que involucra más lugares de montaña y bosque, que hasta ahora se mantenían escondidos y que gozan de una actividad turística de calidad.

3. Consumir productos locales

No hace falta ser un viajero foodie para saber que una de las mejores partes de viajar a otros lugares es comer, y consumir productos locales es la oportunidad perfecta para empaparte de su cultura gastronómica. Además, así apoyas al comercio local, lo que genera empleos y fortalece la economía del lugar que visitas.

No solo eso, si no que tu impacto en el medio ambiente será mucho menor; ya que la comida de los establecimientos locales no suele ser tan importada como la de las grandes cadenas, por lo que genera muchas menos emisiones de dióxido de carbono.

4. Intercambiar mi casa

¿Qué mejor manera de conocer una ciudad y sentirte como una persona local qué hospedándote en la casa de un miembro de la propia comunidad? Así funcionan plataformas como HomeExchange.

La propuesta de turismo sostenible en la que no se generan residuos a la hora de elegir el alojamiento porque se usan recursos preexistentes y, además, al no haber una transacción económica de por medio, no contribuye a la problemática de los alquileres de alojamientos vacacionales.

5. Descubrir rincones desconocidos pero muy auténticos

Las ventajas del intercambio de hogares van mucho más allá. Al estar en un hogar de la comunidad, vivirás la experiencia de viajar de manera más cercana y auténtica disfrutando de lugares que no aparecen en las guías de viajes a la vez que colaboras con la economía local:

“Antes solíamos escoger hoteles y hacer turismo era como ver escaparates en vez de monumentos. Ahora, al estar en una casa de alguien que vive aquí, hacer turismo y el viaje en general se enriquece mucho más”, confirman María y Roger, miembros de HomeExchange.

El Mundo Ecológico / HomeExchange