Vuelven las Pink Lady, una cosecha resiliente contra el cambio climático

60
Cosecha-Pink-Lady-Lleida
Manzanas de Pink Lady - Esteban Varon

La agricultura se adapta a nuevos retos debido a los cambios de temperatura extremos

Producir una manzana es mucho más complejo y laborioso de lo que puede parecer a simple vista.  Los agricultores cada año se enfrentan a nuevos desafíos que serán más difíciles dada la actual emergencia climática. En España, las sequías, temperaturas extremas y la falta de agua, hacen que la producción de alimentos sea todo un desafío.

El 2022 ha amenazado a los productores y agricultores de alimentos con temperaturas no vistas hace años. La cosecha de las manzanas Pink Lady se ha mantenido resiliente contra las imprevistas heladas de primavera, y las olas de calor que alargaron el verano hasta octubre.

Los agricultores son conscientes de que el clima no va a mejorar, todo lo contrario, vendrán olas de calor cada vez más fuertes, recurrentes y extremas. Por lo tanto, los productores están haciendo un esfuerzo en renovar las tecnologías y las técnicas de cultivo para poder abastecer a la población con los alimentos necesarios.

Una variedad producida en pocas partes del mundo

Las Pink Lady se producen en España, Francia e Italia. Dentro del ámbito nacional, Lérida y Gerona son el centro de producción de esta fruta desde 1994. Esta variedad de manzanas nació gracias al cruce entre las Golden Delicious y la Lady William.

Hoy en día, la manzana Pink Lady ha logrado ser líder en ventas en Europa, en parte, debido a la tendencia del aumento de consumo local y sostenible. Así mismo, la variedad ha sido favorecida por su rápida distribución por Europa.

Una de las características más llamativas de estas manzanas, es su particular tono rojo superpuesto sobre el verde. La tonalidad se adquiere mediante un fenómeno climático que se acentúa durante el otoño. Con las diferencias térmicas entre Las noches frías y los días soleados estas manzanas adquieren la tonalidad rosa que les da su nombre.

La producción de este tipo de variedad requiere de diferentes técnicas de agricultura, dado que tiene un largo ciclo de maduración de aproximadamente siete meses. Por ello, las Pink Lady son las primeras manzanas en florecer y las últimas que se cogen.

Manzanas-Pink-Lady-Lleida
Manzanos Pink Lady – Esteban Varon

Cada vez será más difícil producir alimentos

Para que este tipo de manzanas pueda conservarse mejor, durante su producción, los agricultores intentan reducir el oxígeno que reciben, deteniendo así su respiración. La técnica se emplea con la finalidad de reducir la evolución natural de las manzanas para preservar sus propiedades de sabor, firmeza y jugosidad.

Ana María Pauls, productora de Pink Lady de las cosechas de Lleida, indica que “cada vez será más difícil producir alimentos” dado que la agricultura se tiene que reinventar y adaptarse al igual que la misma naturaleza, a los repentinos cambios climáticos.

Dos escenarios dificultan el proceso de producción de las manzanas; el calor extremo y las heladas. Para cada fenómeno climático, tanto la naturaleza como los productores, se preparan para defenderse contra estos cambios “un agricultor hoy en día no deja de ser un gestor de diferentes tipos de técnicas” indica Joann Serentill, gerente de Fuilar.

En el caso de calor extremo, los agricultores tratan de engañar a los árboles aplicando humedad a la cosecha durante las noches. Desafortunadamente, se prevé que un futuro más pronto de lo esperado, las sequías y la falta de agua, podrían ser una amenaza muy grave contra la producción de alimentos.

Cambios de tiempo inesperados

Las Pink Lady están en una zona de regadía tradicional, el agua llega a las fincas por gravedad. En caso de que se tenga que limitar el consumo de agua, Joann Serentill apunta que estudiarían en el campo cuánto estrés hídrico podrían soportar los manzanos al restarles agua. El estudio permitiría saber cuánto ahorro de agua se podrá hacer.

El calor ha acompañado a los productores hasta octubre. Durante los días calurosos, se utilizan mallas claras sobre los cultivos, dado que “más de 10 días a 40 grados pueden quemar los cultivos” según Joan Serentill. Así mismo, en días soleados los árboles se deshojan para que las manzanas puedan tener la máxima iluminación posible.

En cuanto a las heladas, desde los años 91 dejó de helar en Lérida y los agricultores se olvidaron de las infraestructuras de protección contra el hielo. La inversión contra el hielo es costosa y únicamente se aplica durante pocas horas. Sin embargo, tan solo pocas horas de heladas son suficientes para acabar con las cosechas.

Con una helada de siete horas en el momento clave de la floración, la cosecha se puede perder, según Joan Serentill. Los productores de Pink Lady perdieron la costumbre de prepararse para las heladas hasta hace dos campañas que empezó a helar otra vez y tuvieron que recuperar la estructuras que tenían olvidadas.

Manzanas Pink Lady Lleida
Manzanas Pink Lady Lleida

Adaptación contra el cambio climático

Los agricultores se adaptan a los cambios extremos mediante la observación y confiando en la naturaleza. Los árboles se adaptan a los cambios con sus medidas y con su propia biología.

Una de las opciones de adaptación que usan los agricultores, es observar los árboles que mejor se adaptan al calor y utilizando los genes de estos árboles. Mediante la genética se pueden tener más manzanos que resisten mejor el cambio climático. Desafortunadamente, esta solución es lenta, dado que la naturaleza necesita tiempo para adaptarse.

Con cambios tan precipitados como las heladas de este año, es más complicado encontrar modelos de adaptación. En este caso, son favorables los árboles que florecen más tarde, dado que de esta forma, aguantan más tiempo contra las bajas temperaturas.

Teniendo en cuenta todo el trabajo que hay detrás de una manzana, Pink Lady trabaja en que el desperdicio generado sea cero. Hay manzanas que no son comerciales, ya sea porque se han caído del árbol o no tienen el color que caracteriza a la marca, estas manzanas no se tiran, se utilizan en otras industrias como la de los zumos.

El Mundo Ecológico / Esteban Varon / Pink Lady