Minería de aguas profundas: los beneficios no compensan el riesgo

43
Fondo marino
For the first time this expedition, a chimaera, or ghost fish, was observed around 1853 meters. These fish are distant relatives of sharks and have skeletons made out of cartilage.

Máquinas utilizadas que tienen un peso de 25 toneladas y la longitud de un autobús de dos pisos amenazan los océanos

Las compañías mineras de aguas profundas pretenden explotar el lecho marino de la alta mar mediante una operación que supera todo lo visto hasta la fecha en tierra firme, raspando el lecho marino para extraer depósitos metálicos del tamaño de pedazos de carbón formados a lo largo de milenios, perturbando y destruyendo los hábitats, la biodiversidad y el delicado equilibrio de las profundidades marinas.

Una vez los mineros han raspado los nódulos en la fase de minería de superficie, perturbando la superficie y liberando nubes de material a las tranquilas aguas de las profundidades del océano, los dragarán y bombearán hasta la cubierta de un barco mediante un tubo de succión.

A continuación, pretenden bombear de vuelta al océano los lodos residuales y los efluentes cargados de toxinas, afectando una superficie del océano del tamaño de Costa Rica por cada licencia durante todo el periodo de concesión, algo que se aleja mucho de la descripción que hacen las empresas mineras, que lo equiparan a ‘recoger pelotas de un campo de prácticas de golf’. Tampoco son cochecitos de golf las máquinas utilizadas, que tienen un peso de 25 toneladas y la longitud de un autobús de dos pisos.

Innecesario

El interés por los nódulos tiene que ver con su uso en baterías de tecnologías inteligentes en un momento en el que la industria de las baterías está abandonando progresivamente estos metales.

Ya está empezando a salir al mercado una nueva generación de baterías que, o bien reutilizan estos metales, o bien no los utilizan en absoluto.

A medida que avanzamos hacia una economía más verde y trabajamos para introducir alternativas más ecológicas, es fundamental que hagamos un uso más eficiente e inteligente de los recursos que ya tenemos, en lugar de causar daños irreversibles en el océano para que un puñado de compañías mineras consigan unos pocos años de beneficios.

Fondo marino
A male and female sixgill sharks swim together. The female shark was 13 – 15 feet in length.

Una amenaza para la biodiversidad

Las aguas profundas del océano están repletas de vida y constituyen una parte crucial del motor oceánico que impulsa nuestro planeta. La investigación ha demostrado que estos nódulos son la base de la producción primaria y la vida en el fondo del océano, y resultan esenciales para las cadenas tróficas.

Su extracción tendría como resultado una pérdida de biodiversidad y la neutralización de muchos beneficios para el ser humano, entre los que figuran un océano en buen estado de salud y posibles futuros medicamentos.

Los científicos advierten acerca de los riesgos que, a su vez, esto plantea para los recursos pesqueros mundiales, la principal fuente de proteína para miles de millones de personas en todo el planeta y para otras especies, como las tortugas marinas y mamíferos marinos como las ballenas y los delfines, que sufrirán la contaminación acústica provocada por las operaciones extractivas.

Una amenaza para la absorción del carbono

Esta industria altamente problemática también pondría en peligro el principal sumidero de carbono del mundo en un momento de emergencia climática.

Nuestro lecho marino almacena una media de 3,12 billones de toneladas de carbono contando únicamente el estrato de 1 metro más superficial, más del doble que los suelos terrestres.

Urge descarbonizar el planeta y cumplir los compromisos internacionales contraídos para abordar la crisis climática, pero realizar operaciones de minería de superficie en los fondos marinos socavaría gravemente la salud de un ecosistema que evita que suframos los peores efectos de dicha crisis.

Fondo marino

No lo necesitamos

No necesitamos la minería de aguas profundas. Líderes pioneros de las industrias del automóvil y de las baterías, incluyendo Volvo, BMW, Samsung SDI y Google, ya se han comprometido a dejar las profundidades del océano fuera de sus productos y han respaldado una moratoria a la minería de aguas profundas.

Gracias al liderazgo de Tesla, Mercedes, IBM, Honda, SAIC Motors y BYD, el segundo fabricante mundial de vehículos eléctricos, está entrando en el mercado una nueva generación de baterías que no requieren los minerales que proceden de los fondos marinos.

Un nuevo informe de Earthworks también concluye que “el reciclaje podría permitir reducir la demanda primaria en comparación con la demanda total para el año 2040 en aproximadamente un 25% para el litio, un 35% para el cobalto y el níquel y un 55% para el cobre. Esto crea una oportunidad de oro de reducir significativamente la demanda de nuevas operaciones mineras”.

Riesgos destructivos

Los riesgos y peligros asociados a invertir en esta industria destructiva han quedado patentes a través de las infructuosas pruebas de los equipos de minería de aguas profundas, que, de forma reiterada, no han dado buenos resultados.

Esto ha quedado recientemente demostrado en la zona Clarion-Clipperton, una región del Pacífico situada entre México y Hawái que está en el punto de mira de las compañías mineras de aguas profundas, donde la empresa Global Sea Mineral Resources perdió un robot de 25 toneladas entre los espesos y viscosos sedimentos de las llanuras abisales, a 13.000 pies de profundidad.

En múltiples y diversos sectores de la sociedad crece la preocupación entorno a que los riesgos asociados a la explotación minera de las profundidades exceden con creces los potenciales beneficios que esta tiene para el ser humano, y va ganando fuerza la idea de que hay que acabar con esta destructiva industria emergente.

Fondo marino

Degradación ambiental y sobreexplotación de recursos naturales

Representantes de la sociedad civil,  los gobiernos y responsables políticos, la industria, varias comunidades de todo el Pacífico, bancos e instituciones financierasasociaciones del sector pesquerocientíficos, personalidades de renombre entre las que figura el famoso científico y divulgador Sir David Attenborough y muchas otras personas están denunciando cada vez más los riesgos.   

La extracción de materias primas de la Tierra durante el siglo pasado ha provocado una extensa degradación ambiental y la sobreexplotación de los recursos naturales. En ningún caso la minería de aguas profundas reemplazaría las necesidades de extracción minera en tierra firme.

Solo serviría para ampliar y exacerbar el impacto de la minería por todo el planeta. Si algo hemos aprendido del embrollo en el que estamos metidos es que tenemos que ser más inteligentes y superar nuestra dependencia de estos materiales.

Hasta que lo consigamos definitivamente, deberíamos centrar nuestros esfuerzos en utilizar mejor lo que ya hemos extraído “explotando” los desguaces, no el océano.

El Mundo Ecológico / Deep Sea Conservation Coalition