La certificación BAP no mejora el bienestar de los peces de piscifactoría

164
peces en piscifactorías
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Compassion in World Farming ha denunciado al sistema de certificación de productos del mar Best Aquaculture Practices (BAP)

BAP, certificadora administrada por Global Seafood Alliance, fue elegida como centro de la
campaña por ser la que menos ha hecho por mejorar el bienestar de los peces de
piscifactoría de las cuatro mayores certificadoras de pescado del mundo en los últimos tres
años. Este sistema certifica pescado y marisco que se vende en todo el mundo.

En 2020, la ONG para el bienestar animal y el medio ambiente lanzó una campaña mundial para instar a Aquaculture Stewardship Council (ASC), Best Aquaculture Practices (BAP), Friend of the Sea (FOS) y GLOBAL G.A.P a introducir o mejorar sus normas de bienestar para los peces de piscifactoría.

Desde entonces, todos se han esforzado por mejorar el bienestar de los peces de
piscifactoría. Sin embargo, BAP, con sede en EE.UU., es el único de estos esquemas que
no ha realizado ninguna mejora significativa en el bienestar de los 500 millones de peces de piscifactoría que certifica.

Compassion in World Farming afirma que un bienestar animal deficiente no sólo provoca el
sufrimiento de los peces, sino también un mayor daño medioambiental, y reclama las
siguientes mejoras en el bienestar de los peces:

Densidades de población obligatorias

Estas deben calculares teniendo en cuenta cada especie y  basadas en evidencias científicas y de bienestar. Las densidades de población muy elevadas aumentan la susceptibilidad a las enfermedades, las lesiones físicas y el estrés, y reducen el crecimiento y la calidad del agua.

Prohibición del uso rutinario de antibióticos

El uso frecuente de estos medicamentos contribuye a los problemas de resistencia en el sistema inmunológico de los peces haciéndolos inmunes a los antibióticos.

Limitación obligatoria de los periodos de ayuno

En la actualidad, las piscifactorías pueden decidir cuánto tiempo deben ayunar los peces
antes de ser transportados o sacrificados para limpiar el intestino y que se excreten
menos residuos en el agua. BAP debería establecer límites de tiempo para garantizar que los peces no estén en ayunas más tiempo del absolutamente necesario.

Enriquecimiento ambiental adecuado

Se trata de refugios, cuerdas colgantes, cañas o algas que sirvan de cortinas, para satisfacer las necesidades de comportamiento de los peces.

Reducción/prohibición del pescado salvaje como pienso

El uso de harina y aceite de pescado (FMFO) de peces capturados en estado salvaje para la
alimentación de la acuicultura contribuye a la sobrepesca de las poblaciones
salvajes y tiene implicaciones para el bienestar.

Los peces salvajes sufren enormemente durante los procesos de captura, desembarque y sacrificio. Una proporción significativa morirá aplastada por el peso de otros peces en las redes, mientras que los peces que sobreviven a la captura y el desembarque simplemente
se dejan asfixiar, o pueden morir durante el procesamiento.

Una encuesta de You Gov realizada en 2020 en Estados Unidos y Europa, incluida España,
mostró que el 40% de los españoles encuestados consideraban inaceptable que los sistemas permitan que se dañe a la fauna local (75%), que los peces pasen hambre durante periodos innecesarios (65%) y que se les sacrifique de forma dolorosa (68%).

De media, el 80% de los participantes españoles opina que los sistemas de certificación
deberían reforzar las normas.

La calidad de otros sistemas de certificación mejora

Krzysztof Wojtas, Director de Política Pesquera de Compassion in World Farming,
asegura que “mientras que otros sistemas de certificación, como Friend of the Sea (FOS),
han hecho esfuerzos por mejorar sus normas de bienestar para los peces, BAP no ha hecho ningún progreso significativo para el bienestar de los peces en años”.

La empresa describe sus productos como “seguros, responsables y éticos”, al tiempo que permite el hacinamiento de los peces en tanques o jaulas marinas estériles y no prohíbe los métodos de sacrificio inhumanos. También permiten la matanza de depredadores como aves y mamíferos marinos.

“Sabemos que los consumidores que compran pescado certificado esperan que se cumplan unas normas de bienestar animal. Lamentablemente, no es el caso de BAP, por lo que instamos a las personas a ponerse en contacto con BAP, a través de su formulario online, y exigirles que mejoren sus normas de bienestar”, añade Wojtas.

El Parlamento Europeo esta al tanto

En enero, la ONG presentó un nuevo informe en el Parlamento Europeo, Rethinking
Aquaculture: for people, animals and the planet (Repensando la acuicultura: por las
personas, los animales y el planeta).

El informe reúne los problemas de sostenibilidad y medioambientales causados por la piscicultura intensiva en la UE, la necesidad de abandonar este tipo de producción para mejorar el bienestar animal y crear una industria más sostenible, y ofrece soluciones políticas claras a los legisladores.

El informe revela que cada año se crían en la UE hasta 1.200 millones de peces sin la protección adecuada. Para maximizar los beneficios, suelen criarse de forma intensiva con
altas densidades de población y a menudo se les da muerte de forma inhumana sin
aturdimiento previo.

También muestra cómo la mejora del bienestar de los peces de piscifactoría y la cría de especies no carnívoras, en niveles inferiores de la cadena alimentaria, son fundamentales para hacer más sostenible la acuicultura europea.

El Mundo Ecológico / Compassion in World Farming