Inoxibar consigue reciclar y reutilizar más de 30.000 sartenes viejas

19
Plan renove Inoxibar

La iniciativa responde al problema derivado de la sobresaturación de sartenes

El fabricante de menaje de cocina Inoxibar ha conseguido reciclar y reutilizar más de 30.000 sartenes viejas en todo el país gracias a la iniciativa de recogida de sartenes que puso en marcha en 2019.

Ahora celebra la cuarta edición de la campaña con la que espera reunir otros miles de sartenes usadas, evitando que acaben en vertederos y garantizando la adecuada gestión de todos los residuos.  

Inoxibar se convirtió en la primera empresa de su sector en cerrar el ciclo de vida de las sartenes, creando una iniciativa de recogida de sartenes usadas a nivel estatal. Con ello actúa ante el problema medioambiental derivado de la sobresaturación de sartenes poco duraderas y de materiales insalubres, que muchas veces acaban en los vertederos.

Aitor Marcaide, responsable de Inoxibar, señala “El mercado está inundado de sartenes baratas de baja calidad que no duran más de uno, dos, tres meses… a parte del despilfarro de supone tener que comprar continuamente, pensamos que medioambientalmente es un despropósito y por eso decidimos crear la iniciativa,”. 

Gestión adecuada de residuos

En su planta de Berriz (Bizkaia) comienzan su ciclo vital miles de sartenes que Inoxibar fabrica cada año, la mayoría en acero inoxidable, que es material que recomiendan utilizar para cocinar.

Desde hace cuatro años también acaban allí su vida útil todas las sartenes que recogen en estas campañas, hasta ahora 30.000. Estas se llevan a una planta de reciclaje donde se separan los distintos componentes, se gestionan todos los residuos y se reutilizan los componentes susceptibles.

Las partes más reutilizadas son las metálicas, que se funden y se vuelven a usar en la fabricación de productos como latas o partes de automóviles.

Para hacer posible la iniciativa, la marca ha buscado la colaboración de las tiendas de menaje, ferreterías y otros establecimientos afines y ha creado una red de puntos de recogida por todas las comunidades autónomas.

Campañas de reciclaje

En cada establecimiento, la marca deja información sobre la campaña y un contenedor de cartón donde se recogen todas las sartenes usadas. Cuando finaliza la campaña recoge todos estos contenedores y los lleva a su planta. 

Para incentivar que mucha gente lleve sus sartenes viejas y hacer que redunde, también en su beneficio, la campaña se acompaña de un Plan Renove con descuentos especiales para comprar otra sartén nueva si la necesitan.

Las personas interesadas solo tienen que buscar el punto de recogida más cercano, llevar las sartenes usadas y acceder al descuento especial, posibilitando que las sartenes tengan nueva vida. 

“Durante todo un año estuvimos dándole vueltas a cómo hacer la campaña, porque había que resolver el problema logístico si queríamos hacerlo a gran escala” cuenta Aitor. La empresa ha conseguido unir a mas de 200 comercios en la iniciativa y sigue ampliando la red. 

Mejor de acero inoxidable

Debido a los buenos resultados obtenidos, la marca ha dejado abierta durante todo el año la recogida de sartenes, fuera de fechas de campaña. También esta estudiando la posibilidad de llevar la idea a otros artículos de menaje. 

La empresa aprovecha también esta campaña para aportar recomendaciones sobre materiales y sobre el adecuado mantenimiento de las sartenes. Para estos especialistas lo recomendable es usar sartenes de acero inoxidable por sus muchas ventajas.

El acero inoxidable es el material verde por excelencia, ya que es reciclable hasta el infinito. No altera el sabor de los alimentos, es resistente al impacto, a las variaciones térmicas y a la resistencia mecánica, por lo que su duración es mucho mayor a la de otros materiales. 

Aunque las sartenes sin antiadherente duran más y por eso son las que se usan más en la hostelería, es mucho más fácil cocinar en una sartén con antiadherente porque se puede usar muy poco aceite y no hay que controlar tanto las temperaturas.

Más de tres años o “eternamente” si se usan bien

En cuanto a la duración de las sartenes, en Inoxibar afirman que “Una sartén de acero inoxidable sin antiadherente puede durar toda la vida y una con antiadherente depende mucho de cómo sea éste, de la calidad y de la cantidad de capas”.

Recomiendan detenerse a mirar la etiqueta del producto e informarse sobre los materiales. Su máxima es que es tan importante lo que comemos como el menaje con el que cocinamos. “Si es una buena sartén y se utiliza bien puede durar más de 3 años fácilmente, pero depende mucho del uso que se le dé.

El problema es que muchas veces no se usan adecuadamente; se rascan con utensilios metálicos, se someten a temperaturas muy altas en muy poco tiempo, como al meterlos en lavavajillas industriales… todo eso deteriora el antiadherente mucho más rápido”, indica el responsable de Inoxibar.

Entre sus recomendaciones para una mayor duración está usar siempre utensilios de madera o silicona para no estropear la base. También utilizar una sartén cuyo fondo tenga un tamaño al menos igual que la chapa o el elemento que calienta y tener cuidado cuando echamos la sal, ya que puede ser muy corrosiva.

El Mundo Ecológico / Inoxibar