La transición energética ha comenzado

125
Bob Minter
Bob Minter

El gran parón económico por la pandemia, el mundo “electrónico” ha manejado bien el cierre y la reapertura, mientras que el mundo “físico” no

En estos momentos, el suministro de bienes físicos sigue siendo escaso y todas las economías importantes están experimentando problemas de transporte de mercancías. Mientras tanto, los programas gubernamentales de sustitución de ingresos han estimulado la demanda.

Estas condiciones han permitido cosechar rendimientos espectaculares en materias primas y bienes menos conocidos que normalmente no atraen los titulares, como la madera y los coches usados. Sin embargo, esta escasez y estos cuellos de botella han desviado la atención de los temas que todos sabemos que siguen vigentes y han creado precios atractivos en las materias primas vinculadas a la transición verde de la energía.

Si se observan algunos de los niveles de precios, se podría pensar que la transición a las energías renovables ya se ha producido. Sin embargo, hay 1.300 millones de automóviles con motor de combustión interna (ICE) en carretera y 10 millones de vehículos eléctricos (VE), por lo que lo que el porcentaje del parque automovilístico de los VE  solo representa el 0,7%. Desde el punto de vista estadístico, la transición ecológica ni siquiera ha comenzado.

Vehículos eléctricos, cobre y paneles solares

Cada vehículo eléctrico tiene entre tres y cinco veces el contenido de cobre de un vehículo tradicional, con una media de casi 200 libras por coche (unos 90 kilos). El cobre también es crucial para los cargadores domésticos y públicos que alimentarán estos vehículos. Está en los generadores de electricidad y en las propias líneas de transmisión que la suministran. Una sola turbina eólica de 3 megavatios puede contener hasta 4,7 toneladas de cobre.

Los paneles solares pueden utilizar 5,5 toneladas de cobre por megavatio de capacidad de generación. Las baterías de almacenamiento en la red, necesarias cuando se utilizan fuentes de generación interrumpibles como la eólica y la solar, utilizan hasta 4 toneladas de cobre por megavatio.

La producción de las minas de cobre no es fácil de aumentar. La mina de cobre media tarda entre cinco y diez años en entrar en funcionamiento; hay al menos una mina, iniciada en 2011, que aún no ha entrado en producción. Richard Adkerson, director general del líder de la industria del cobre (Freeport McMoRan) declaró recientemente que, incluso si los precios del cobre se duplicaran de la noche a la mañana, no podría aumentar la producción de las minas durante al menos cinco años.

Una materia prima esencial para la transición

El aluminio es otra materia prima esencial para la transición ecológica. Requiere una enorme cantidad de energía para producirlo, lo que crea dos dinámicas. En primer lugar, es uno de los pocos materiales que es rentable reciclar: hasta el 75% de todo el aluminio producido sigue utilizándose.

La segunda dinámica es que China, que produce el 56% de todo el aluminio del mundo, ha limitado su producción para reducir el uso de energía y la huella de carbono del país. Por tanto, el material tendrá que producirse en otros países donde la energía es más cara. Esto seguramente elevará el coste de producción.

El aluminio es crucial para la transición energética porque hace que los vehículos con motor de combustión interna sean más ligeros y eficientes; también ayuda a los vehículos eléctricos a compensar el peso de las baterías. En la celebración del día de las baterías de Tesla 2020, la empresa explicó que un chasis de aluminio de una sola pieza que integra las baterías en el bastidor iba a ser la base de su propuesta de venta única en el futuro.

Aluminio

Invierta en lo que cree que será el futuro

Se habla menos de los metales zinc y níquel, pero también tienen cualidades interesantes. El zinc se utiliza para galvanizar el acero y puede alargar su vida hasta 170 años. También se utiliza en pigmentos, baterías y productos químicos. Por su parte, el níquel se utiliza para fabricar el acero inoxidable necesario para la preparación de alimentos, para la sanidad y también para algunas baterías.

La transición energética es uno de los mayores y más costosos proyectos que el ser humano ha intentado jamás. En los próximos años, una parte sustancial del PIB mundial se utilizará para cambiar la producción de energía de los combustibles fósiles a los metales industriales y los materiales de las baterías. A menos que sea carpintero, no se distraiga con los precios de la madera, invierta en lo que cree que será el futuro.

El Mundo Ecológico / Robert Minter, Director de Estrategia de Inversión en ETFs de abrdn