Hidrógeno, fuente de energía sostenible del futuro

36
Movilidad compartida

¿Energía eterna del futuro o eterno futuro de la energía?

Cada veinte años, más o menos, se sofoca otra ola de entusiasmo por el hidrógeno fuente de energía. Actualmente parecen darse las condiciones para una rivalidad industrial que podría conducir a la aparición de una verdadera fuente de energía alternativa en los próximos diez años.

En nuestro análisis, Plastic Omnium, Faurecia y Michelin son los mejor posicionados, junto con RWE y Engie para llevar a cabo esta tarea.

El hidrógeno, la fuente de energía de las industrias

A intervalos regulares durante los últimos cincuenta años, las ideas sobre el hidrógeno en aplicaciones como la movilidad, la calefacción y el almacenamiento de electricidad se han debilitado antes de llegar a nosotros.

Las condiciones macroeconómicas desfavorables y las realidades técnicas han impedido que el hidrógeno sea competitivo. Actualmente, el hidrógeno se utiliza esencialmente en la industria (94% del uso).

Las alternativas a la producción de hidrógeno con uso intensivo de carbono trae esperanzas son positivas

El hidrógeno es, a menudo, alabado por sus beneficios ecológicos. Sin embargo, actualmente el 98% de la producción de hidrógeno se basa en el gas y el carbón. Esto genera unas emisiones anuales globales de 830 Mt de CO2, es decir, que representan las emisiones combinadas del Reino Unido, Francia y Bélgica.

Para reducir la intensidad de carbono de esta producción, la electrólisis del agua basada en energías renovables (ER) es una alternativa más verosímil y ecológica. Sin embargo, esta sigue siendo una opción cara en las condiciones actuales. La perspectiva de reducción de costes es, sin embargo, positiva, ya que va de la mano de la disminución del coste de las ER.

El uso de células de combustible (FC) es el santo grial del transporte de bajo carbono. En el sector de la automoción, los vehículos eléctricos de pilas de combustible (FCEV) ya se utilizan juntamente con los vehículos eléctricos de baterías (BEV), pero están más adaptados al segmento de los productos pesados.

Las políticas climáticas europeas y los planes de estímulo post COVID-19 como catalizadores para el desarrollo

El destino del hidrógeno está estrechamente ligado a las ambiciones en la lucha contra el cambio climático de los gobiernos. Los poderes públicos deben permitir el desarrollo del hidrógeno a través de un alto precio del CO2 y de subvenciones para el despliegue de infraestructuras.

Las empresas no han estado inactivas. Al igual que la regulación de 95 gCO2/km que transformó el sector automovilístico, no se puede descartar un alto precio del CO2, especialmente en Europa. El tono verde de los planes de estímulo europeos parece confirmarlo.

Las empresas todavía tienen tiempo antes de que se necesite una inversión masiva (hasta 2030, según nuestras estimaciones). Sin embargo, las empresas deben tomar una opción estratégica para anticipar un posible cambio importante de dirección hacia el hidrógeno, la fuente de energía del futuro en este horizonte.

Los proveedores de automóviles se comprometen (Plastic Omnium, Faurecia y Michelin), las iniciativas de los fabricantes de equipos originales  (OEM) y las empresas de servicios públicos (Engie y RWE)

Fuera de nuestra cobertura, Air Liquide, es claramente una apuesta segura en el hidrógeno, pero el grupo debe reducir el contenido de carbono de su producción. En el segmento de la automoción, los fabricantes de automóviles asiáticos (Hyundai, Toyota, Honda) lideran el grupo.

Según nuestro análisis, la mayoría de las empresas se están quedando atrás, pero observamos grandes esfuerzos de los proveedores de automóviles. Plastic Omnium (200 millones de euros invertidos en 2018-2020) tiene los planes más ambiciosos dado su tamaño. Faurecia y Michelin también tienen grandes ambiciones a través de la JV Symbio (140 millones de euros invertidos desde su creación), que ya equipa a 200 Renault “híbridos” FCEV/BEV.

Daimler es el OEM europeo que vemos como el más avanzado, con ambiciones elevadas que ahora se centran más en los camiones (con Volvo) que en los utilitarios o vehículos particulares. En cuanto a las utilidades, Engie desarrolla una decena de proyectos piloto en diferentes puntos de la cadena de valor, mientras que EDF cuenta con su asociación con McPhy para la producción y comercialización de H2 en las actividades de transporte pesado.

En Alemania, la estrategia del hidrógeno de 9.000 millones de euros es un argumento a favor de la industrialización de la producción de hidrógeno verde. RWE y Thyssenkrupp han anunciado una asociación para desarrollar un sitio de producción de hidrógeno verde de 100 MW que entrará en servicio en 2025. Por primera vez en la larga historia del hidrógeno, podríamos ver el lanzamiento de la industrialización de su producción.

Marc Lavaud, Analista ESG en ODDO BHF