El reto del precio de los metales en la transición energética

41
Sector minero

La subida de los precios podría retrasar la transición energética, al hacer inasequibles las materias primas básicas

El cambio de la industria energética de los combustibles fósiles a la electricidad eólica y solar y a las baterías recargables está llamando la atención del sector de la minería y los minerales al crear demanda de otras materias primas.

El problema es que los retos medioambientales, sociales y de gobernanza (ASG) a los que se enfrenta el sector siguen sin cambiar.

El desarrollo de minas, plantas de procesamiento, puertos e infraestructuras de transporte en determinadas zonas pueden destruir paisajes y hábitats naturales, modificar ecosistemas y desviar los escasos recursos hídricos de las comunidades locales, al tiempo que provocan una gran contaminación, ya que los metales se extraen a menudo del mineral triturado utilizando productos químicos tóxicos.

Reto para gobiernos, reguladores e inversores

El reto para los gobiernos, los reguladores y los inversores es que el sector desempeña un papel clave en la transición energética al producir los mismos metales y minerales que la sociedad necesita para llevar a cabo dicha transición.

De hecho, la Agencia Internacional de la Energía acaba de advertir que la subida de los precios de los metales podría retrasar la transición energética, al hacer inasequibles las materias primas básicas, si no se realizan grandes inversiones en nuevas minas que aumenten el suministro.

La sostenibilidad del sector minero ha mejorado y lo puede seguir haciendo. Las nuevas tecnologías, la digitalización y la automatización de las minas están aportando mejoras en la productividad y la eficiencia del proceso minero, incluida la reducción del consumo de energía, agua y productos químicos, así como mejoras en la seguridad.

Sector minero

Mejoría de la sostenibilidad del sector minero

Todo ello repercute en la calidad del crédito: los bajos costes, el gran tamaño y la diversidad derivada de la constante reevaluación de la cartera de activos de una empresa contribuyen a garantizar que el capital se invierta en los proyectos adecuados en el momento oportuno.

La reducción de la huella ambiental de una mina o planta de procesamiento también es importante, ya que muchos compradores de metales miden su huella -la llamada categoría de “alcance 3”- y pueden no querer adquirir productos que se produzcan de forma perjudicial para el medio ambiente.

También está aumentando la presión para que los inversores y los financiadores eviten a las empresas con dudosas credenciales medioambientales.

Sector minero

Eliminación del carbón

Por el momento, la transición energética está transformando el sector, lo que se manifiesta en la aceleración de los planes para eliminar el carbón como combustible en la industria eléctrica.

Polonia, que forma parte del reducido grupo de economías europeas que aún dependen en gran medida del carbón, acaba de acordar la eliminación del uso de este combustible para 2049.

La empresa minera Anglo American ha decidido escindir sus activos de minería de carbón en Sudáfrica para separar sus actividades principales de lo que podrían resultar ser activos varados en el futuro, siguiendo los pasos de Río Tinto, que se deshizo de sus activos de carbón en 2018.

Sector minero

Energías renovables y baterías

Al mismo tiempo, la inversión en energías renovables y baterías está animando la demanda de aluminio, cobalto, cobre, grafito, litio y níquel, lo que presenta nuevas fuentes de ingresos para el sector.

El tamaño y la diversidad son ventajosos en este caso, ya que las mineras más grandes han logrado, por lo general, cambiar sus carteras y capitalizar la creciente demanda de diferentes metales y minerales en función de los cambios en la demanda industrial.

Por ejemplo, la inversión de Anglo American centrada en el cobre, que creemos que podría suponer entre el 40 y el 50% de los beneficios del grupo en 2023, frente a menos del 20% en 2020; o la fusión valorada en 4.000 millones de dólares australianos de las mineras australianas Orocobre y Galaxy Resources para crear uno de los mayores productores de litio del mundo.

Por el contrario, muchas empresas más pequeñas centradas en una sola materia prima, típicas de la industria del carbón, han tenido que reducir o cerrar operaciones.

El Mundo Ecológico / Tommy Träsk, analista de Scope Ratings